François Gabart, a medio camino de Pointe-à-Pitre

Camino del sur, a más de 1.800 millas náuticas al suroeste de Saint Malo, en los climas más cálidos y mares más tranquilos al oeste de Canarias, François Gabart continúa haciendo su camino hacia Guadalupe, perseguido por implacable Francis Joyon.

Pero a medida que pasan los días y las horas, a Joyon le resulta más difícil mantenerse en contacto con su joven rival. El patrón del IDEC Sport ahora está siguiendo la estela del cohete azul y blanco de Gabart, el MACIF, por a más de 120 millas de su popa.

Los dos barcos líderes de la clase ULTIME en esta regata de 3.542 millas, están a medio camino de Pointe-à-Pitre y las previsiones señalan que Gabart debería poder sumar una otra victoria a su brillante currículum entre el sábado por la noche y el domingo por la mañana. Esto significa que peligra y mucho el récord de la regata establecido por Loïck Peyron hace cuatro años en siete días y 15 horas.

Gabart ahora se está moviendo con los alisios, en la fase de navegación a favor de viento y se está divirtiendo. “Las cosas no van tan mal, estoy satisfecho con lo que logré hacer durante la noche”, comentaba esta mañana. “Estoy bien posicionado en comparación con el IDEC de Francis… No me relajo y lo estoy dando todo … obviamente voy a estar así hasta el final, aunque tampoco me voy a volver loco”.

“En teoría, en el curso que llevo, no hay ninguna opción táctica a tomar”, agregó. “Se trata solo de acomodarse con los vientos alisios, pero debo evitar cansarme demasiado … No sé exactamente cuándo llegaremos a los verdaderos alisios, pero no deberían estar muy lejos”.

En la clase Multi50, la enorme distribución geográfica de la flota continúa con el líder Thibaut Vauchel-Camus a bordo del Solidaires En Peloton-Arsep acercándose a las Azores, perseguido por Erwan Le Roux a bordo del FenêtréA-Mix Buffet, segundo clasificado. Armel Tripon a bordo del Réauté Chocolat y que ocupa el tercer lugar provisional se encuentra a 475 millas al sur-sureste de la pareja líder, mientras navega camino de Madeira.

Mientras tanto, los primeros IMOCA ya están fuera de lo peor del clima en el Atlántico norte y se dirigen hacia las Canarias con Alex Thomson y su Hugo Boss liderando a unas 145 millas al oeste de Madeira. Por su popa, el navegante alemán Boris Herrmann, a bordo del Malizia II-Yacht Club De Monaco, aparece en segunda posición en el tracker porque está más al oeste que Thomson, pero también está a 400 millas al norte del patrón británico.

En realidad, la carrera por el podio en esta flota altamente competitiva parece estar entre Alex Thomson, Paul Meilhat a bordo del SMA, Vincent Riou y su PRB y Yann Eliès, quinto clasificado a bordo del UCAR-Saint Michel. El siguiente desafío es atravesar una zona de vientos muy flojos antes de subirse a los alisios del noreste que los llevaran, a favor de viento, hacia el Caribe.

Herrmann ha estado estudiando el final de esta regata mientras se prepara para la próxima fase de vientos flojos. “El anticiclón es un poco peligroso”, dijo. “Los otros barcos que llevan un curso más hacia el este navegan con mejor ángulo y mejor posicionados para entrar en los alisios, pero después de dejarlos tendrán una dura navegación en ceñida hasta Guadalupe. Yo estoy tratando de posicionarme un poco más en la línea de mi rumbo, así que cuando abandone los vientos alisios, voy a tener un mejor ángulo hacia meta”.

Por desgracia para los monocascos más lentos, entre ellos los Clase 40, las próximas 48 horas estarán dominadas por otra potente borrasca con vientos del oeste-sudoeste y donde los cansados y fríos patrones tendrán que pelear de nuevo con olas enormes mientras intentan ir hacia el suroeste para salir de la zona de perturbaciones del Atlántico norte.

Yoann Richome, a bordo del Veedol-AIC, continúa ampliando su ventaja sobre el británico Phil Sharp que navega a bordo del IMERYS CLEAN ENERGY, segundo, y sobre Aymeric Chappellier tercero a bordo del Aina Enfance Et Avenir. Por detrás y en el octavo lugar, se encuentra el inglés de 24 años Jack Trigger, en lo que es su primer cruce transatlántico en solitario. Está haciendo una regata impresionante a bordo del Conciso 8, después de haber escalado 20 puestos y de colarse en el top 10.

“Está bien”, comentó en su primer contacto con los medios de comunicación desde la salida el pasado domingo. “Ha sido duro. La pasada noche fue particularmente muy difícil hasta el punto de ver cuatro nudos en la corredera del barco y 40 nudos de viento. Tenía problemas con el piloto automático, pero creo que los he podido solucionar. Estoy contento con la regata que estoy haciendo, de momento muy conservadora, aunque poco a poco voy apretando más, pero con moderación ya que entre esta noche y mañana me va a entrar otra gran borrasca”.

Trigger espera que su radical Clase 40 vuele una vez que llegue al sur, a los Alisios. “El plan siempre fue el de mantener el barco en una sola pieza para luego entrar en las condiciones de viento a favor a las que este barco se adapta de maravilla. Entonces apretaré un poco más y subiré el ritmo un poco. Me siento bien”, agregó Trigger, enfermo de diabetes tipo 1 y tiene que controlar continuamente su estado. “La regata no es fácil”, dijo. “El cuerpo paga un duro peaje. Puedes dormir un poco, pero es bastante agobiante; no obstante, me siento bastante bien y listo para la pelea”.

Ciento cincuenta millas al norte del Conciso 8, el patrón norteamericano de 52 años Michael Hennessey a bordo del Dragon, en la 14ª posición, está listo para otro gran golpe en el duro clima otoñal del Atlántico. “Mirando lo que viene, parece que las 580 millas desde aquí a las Azores son una nueva oportunidad para otra paliza”, informó. “La meteo se vuelve nuevamente desagradable en las primeras horas del viernes y debería seguir siéndolo así hasta el domingo, momento en el que debería estar o acercarme a las islas para ir al vuelo, hacia el sur”.

En la clase Rhum Multi, la gran noticia del día es la pérdida del mástil del trimarán azul blanco Team Vent Debout de Fabrice Payen, a 230 millas de la costa portuguesa después de cediera la placa de amarre del cadenote de estribor. Payen, quien perdió una pierna en un accidente de motocicleta hace cuatro años y que representa a una organización benéfica que ayuda a los niños hospitalizados a involucrarse en el deporte, ocupaba el segundo lugar cuando su regata llegó a su fin. Ahora está llevando el trimarán hacia la costa portuguesa.

La clase sigue estando comandada por Pierre Antoine a bordo del Olmix, actualmente pasando la latitud de Lisboa. Está más de 220 millas por delante de Étienne Hochedé que navega a bordo del trimarán PIR2 con Jean François Lilti en su catamarán de construcción propia École Diagonale Pour Citoyens Du Monde en tercera posición, un puñado de millas por detrás.

En la octava posición, a más de 450 millas de distancia, Loïck Peyron a bordo del pequeño trimarán amarillo Happy avanza de manera constante en la esquina noroeste de España después de zarpar de nuevo ayer desde Gijón. En una encuesta realizada en la regata por Odoxa-Groupama para la RTL, Peyron apareció como el competidor favorito entre el público francés. La misma encuesta reveló que más de 1.3 millones de espectadores visitaron el village de la regata en Saint Malo en los 10 días previos a la salida y que más de 13 millones de personas en Francia planeaban seguir la regata on line y a través de los medios.

En la clase Rhum Mono, Sidney Gavignet se encuentra en su propio mundo, casi 200 millas por delante de su perseguidor más cercano, y que también está rebasando la latitud de Lisboa. “La noche anterior fue más fría, pero pronto estaremos en zonas más cálidas”, informó desde a bordo del Café Joyeux.

“He estado soñando mucho. Entiendo que muchas personas en tierra están inspiradas con todo lo que está sucediendo. No es fácil estar completamente inmerso en el aquí y ahora. Estoy tratando de hacer eso, simplemente estar en mi burbuja, y es agradable. Pero a veces hablo solo cuando mi mente comienza a vagar hacia el futuro y me dice en voz alta: “Agárrate, Sid”. Es bueno usar las cuerdas vocales cuando estás solo”.

Todavía no está claro cuándo volverán a surgir en el campo de regatas los aproximadamente 30 patrones, mayoritariamente de la Clase 40 y de las dos clases Rhum, que buscaron refugio en puertos franceses y españoles. Todos estudiarán los modelos meteorológicos previstos para el Golfo de Vizcaya que describen una situación bastante complicada al menos hasta el domingo.

Saludos y buenos vientos

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password