ACTIVIDADES SUBACUÁTICAS.- Miniguía sobre la práctica segura

Consejos para la práctica segura de las Actividades Subacuáticas.

SUBMARINISMO.

La práctica del submarinismo, en cualquiera de sus facetas, significa entrar en un ambiente hostil para el ser humano. Mantener la correcta temperatura corporal con trajes isotérmicos, no sobreestimar las fuerzas y llevar una baliza o boya reglamentaria para advertir de nuestra presencia son normas fundamentales.

Recuerda que el submarinismo no está permitido en las dársenas portuarias y en los canales de acceso a los puertos y canales balizados en las playas.

BUCEO LIBRE O «SNORKELING».

Aprende a usar el material. Las gafas deben ajustar sin oprimir (ligera ventosa); el tubo debe ser grueso y sin válvulas. Las aletas tienen que tener diseño contra los calambres (palma en ligero ángulo respecto de la planta). Lleve contigo un pequeño cuchillo para desembarazarse de obstáculos (cabos o redes flotantes).
Planifica tu recorrido atendiendo a las corrientes, la temperatura del agua y tus propias fuerzas. Bucea siempre acompañado.
Señaliza tu presencia remolcando una boya de color naranja.
Comprueba periódicamente tu posición respecto de la costa, vigilando el ruido de hélices y observando la procedencia del sonido. Si es necesario, levanta un brazo para ser mejor visto desde una embarcación que se aproxima demasiado.
Respeta la fauna marina.

PESCA SUBMARINA – APNEA.

– Primeramente, obtén los permisos o licencias de la correspondiente Comunidad Autónoma, así como un seguro de accidentes y de responsabilidad civil.
Equípate convenientemente contra el frío y sal del agua al menor síntoma de hipotermia (escalofríos, pérdida de destreza manual,…).
Respeta las especies protegidas, vedas, tamaños y áreas marinas protegidas.
– Si no conoces bien la zona de pesca, infórmate de las mareas y corrientes dominantes.
No cargues tu fusil fuera del agua.
No está permitida la pesca submarina en zonas frecuentadas por bañistas, ya sean playas, balizadas o no, o calas rocosas.
No abuses de tu resistencia en apnea y de tu capacidad física. Si tienes la costumbre de hiperventilar antes de sumergirte y te entretienes demasiado tiempo en el fondo puede sufrir un síncope en el último tramo del ascenso.
– Las apneas reiteradas a gran profundidad y durante largos espacios de tiempo pueden desencadenar síntomas de la enfermedad de descompresión.
– Ten mucha precaución con especies marinas venenosas o agresivas (congrios, escórporas, arañas o salvarios).
Señaliza tu presencia en el agua con una boya de color naranja a remolque y deposite en ella tus capturas.
– Selecciona cuidadosamente el lugar por donde saldrás a tierra firme. Desde el agua no se aprecia bien la peligrosidad de una rompiente.

La práctica de la apnea y del submarinismo requiere de buena forma física y buen estado de salud.

ESCAFANDRISMO.

Antes de bucear con aire comprimido, haz un curso, obtén tu título y suscribe un seguro.
– Comprueba que tu salud y forma física son buenos. El escafandrismo es exigente con tu sistema cardiorrespiratorio.
No bucees nunca en solitario. Siempre es preferible bucear en grupo organizado por un club deportivo local.
Respeta estrictamente las normas técnicas del buceo. La inmersión con respiración de aire suministrado a la presión ambiente requiere de conocimientos técnicos de cuyo dominio depende la supervivencia.

Bajo el agua no se admiten errores.

Revisa y mantén cuidadosamente tu equipo antes de cada inmersión: carga correcta de aire de calidad, funcionamiento y caudal del regulador, funcionamiento del chaleco hidrostático. El equipo debe ser completo, incluyendo manómetro, regulador de reserva, reloj, brújula, lámpara de destellos o linterna y cuchillo.
– Una inmersión puede ser una pesadilla si no estás perfectamente equilibrado. Es preferible llevar más plomo del necesario y compensar luego con el chaleco.
Respeta las indicaciones de tu ordenador (descompresímetro). Si careces de él, planifica la inmersión (tiempos y profundidades) con tablas homologadas.
– Presta especial atención a las «inmersiones de repetición» (dos o más inmersiones en 24 horas consecutivas).
– Cerciórate de la situación de la cámara hiperbárica más cercana al lugar de inmersión.
No bucees si va a subir a un avión antes de las 24 horas siguientes. (Peligro de enfermedad de descompresión.)
– En las inmersiones nocturnas, refuerza todas las precauciones.
Al ascender a superficie mira siempre hacia arriba y estate atento a posibles ruidos de embarcaciones. Sube muy lentamente y emerje con un brazo levantado para ser localizado.
– Si empleas una embarcación de apoyo en superficie, ésta deberá izar la bandera «A» del Código Internacional de Señales o la bandera internacional de Buceo. No bucees alrededor de buques hundidos (pecios) y menos aún intente penetrar en su interior. Es extremadamente peligroso.
– Lleva a bordo de la embarcación de apoyo radio VHF para poder, si es necesario, realizar una llamada de socorro.
– Recuerda que, según muestran las estadísticas de Salvamento Marítimo, las emergencias procedentes del escafandrismo y de la pesca submarina, generalmente, tienen el peor desenlace.
Respeta la fauna y la flora marinas, controlando sus «aletazos».

Recuerda que la pesca submarina, ya sea con fusiles o por extracción de especímenes vivos a mano, utilizando un equipo de aire comprimido está terminantemente prohibida y sujeta a fuertes sanciones.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password