Black Pearl, el digno sucesor del Halcón Maltés

Inspirado en el Halcón Maltés de 88 metros, construido por Perini Navi para el capitalista de riesgo, Tom Perkins en 2006, Black Pearl – Poyect Solar en sus comienzos – es quizás uno de los nuevos proyectos de construcción más aclamados en el 2017. Comenzó su andadura cuando Ken Freivokh fue contratado por el propietario el 7 de julio de 2010 para gestionar el diseño interior y exterior del proyecto. Inicialmente dio como resultado un concepto preliminar de 96 metros con el nombre en clave Nautilus.

Dado su compromiso con el desarrollo del Halcón Maltés y su concepto DynaRig, Ken Freivokh presentó Dykstra Naval Architects y el concepto Nautilus al futuro propietario. Como resultado de esta colaboración altamente beneficiosa, el equipo de Dykstra pudo refinar y avanzar aún más el sistema DynaRig que ellos mismos diseñaron, apoyados por el propietario, para llevar los límites de la tecnología más allá de lo que el Halcón Maltés ya había logrado.

Como el concepto preliminar avanzaba según lo programado en Ken Freivokh Design, el estudio encargó a Devonport Yachts (astillero Pendennis) realizar un estudio técnico del yate para crear el paquete de licitación, que luego se envió a siete astilleros líderes en Europa y Estados Unidos en junio de 2011.

En noviembre de 2011, el equipo de Freivokh había ampliado el proyecto hasta los 100 metros y del cual se elaboró una maqueta. La empresa Oceanco fue seleccionada por el propietario para llevar a cabo la construcción y en 2012, Nuvolari Lenard, que había colaborado previamente con Oceanco en otros proyectos, se unió al equipo para la construcción del diseño Nautilus de Freivokh, influyendo en varios ajustes, como los tres emblemáticas ventanas elípticas del casco, así como partes de la superestructura que incluyen un mayor desarrollo de los arcos distintivos originales.

A medida que el proceso avanzaba, el diseño del casco siguió evolucionando con la participación activa del propietario después de los estudios realizados por el equipo de Freivokh en el concepto de la proa y que supuso la necesidad de su refinamiento. De la mano del propietario, estas modificaciones evolucionaron gradualmente en el concepto de proa invertida que finalmente se incorporó al concepto Nautilus de 106 metros.

Los números del Black Pearl, de casco de acero y superestructura de aluminio, dan buena muestra del reto que supuso para ingenieros y diseñadores su construcción: además de los 106 metros de eslora, tiene una manga de 15 metros, siete de calado y un desplazamiento de 2.986 toneladas. Respecto a los mástiles, los tres son auto giratorios para ajustar los ángulos de las velas, miden 75 metros de altura y soportan 2.877 metros cuadrados de superficie vélica.

Ken Freivokh design proposal, 100M Dyna-Rig, ‘Nautilius’

En las velas se encuentra una de las innovaciones principales de la nave: al tejido de dracon (material convencional en velerías) se han añadido paneles solares flexibles para generar energía a bordo que alimenta el sistema eléctrico. También las enormes hélices proporcionan energía cuando el Black Pearl avanza, incluso cuando no se utiliza el motor (dos unidades MTU 12V 2000 GT). Y es que la eficacia de un barco de grandes dimensiones propulsado por energía solar y eólica era el objetivo del armador. Dicen que la embarcación podrá cruzar el Atlántico con sólo 20 litros de combustible, lo que sería todo un hito de la navegación.

Saludos y buenos vientos

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password