¿Burton será líder después de cruzar el ecuador?

Boris Herrmann vuelve a la velocidad de los líderes

Destremau se retira a Christchurch

Didac Costa, en la 19 posición, remonta el Atlántico sur

“Teniendo en cuenta la velocidad a la que evolucionan los fenómenos en los Doldrums, siempre se necesita un poco de suerte”

Christian Dumard, asesor meteorológico de la Vendée Globe

Incluso con todas las herramientas y el conocimiento asimilado, sin duda mejorado durante el último invierno y la fase de aprendizaje durante la primavera en Europa, el paso de las borrascas inesperadas de los Doldrums (la Zona de Convergencia Intertropical), la calma prolongada bajo las nubes y los vientos variables y cambiantes, es siempre un momento de alta tensión para los patrones de Vendée Globe.

Pero para el grupo líder de los seis patrones, el tiempo de micro analizar los archivos, datos e imágenes más recientes es tan importante como mantener el barco rápido.

En los últimos modelos, los Doldrums son más activos de lo esperado. Las zonas críticas de convección han crecido y se han vuelto más numerosas. Los patrones necesitan observar la evolución y el movimiento de estas células que no son pequeñas turbulencias aisladas. Pueden crecer rápida e inesperadamente hasta varias decenas de millas o incluso varios cientos de millas.

Para monitorizarlos, los navegantes usan imágenes de satélite en tiempo real que muestran los grandes grupos de nubes. Los modelos de pronóstico han mejorado mucho y pueden modelar mejor las áreas con vientos suaves ahora, así como las áreas con riesgo de lluvias fuertes. Las nubes grandes generalmente significan fuertes lluvias, la convección del viento y la calma son posibles con fuertes ráfagas en el borde de las nubes. Pueden consultar los pronósticos de tormentas del Centro Europeo de Predicciones. Este índice solo ha estado disponible durante algunos años. Pueden observar, y lo harán, las corrientes que pueden traer aguas más cálidas que crean más convección y también los índices de convectividad proporcionados por los modelos.

El experto en meteorología Dumard señala: “No todos los modelos son iguales. Cuanto más fina sea la malla, mejor será el pronóstico. También debe tener en cuenta la temperatura del agua. En este juego, los datos del modelo europeo (ECMWF), que ofrece una resolución de 9 millas, disponible para todo el mundo en la app Windy, suelen ser los más eficientes”.

A última hora de esta tarde, Charlie Dalin y Louis Burton tenían una separación oeste-este de solo 40 millas. Burton está más al norte que el líder Dalin a bordo del Apivia, mientras que el patrón del Bureau Vallée 2 es más rápido todo el tiempo, ya que los dos IMOCA de casco amarillo avanzan hacia el norte con un viento alisio del sureste a velocidades de alrededor de 19-20 nudos.

En el momento de redactar este artículo, era probable que Burton cruzara el Ecuador a primera hora de la noche, marcando una especie de regreso triunfal después de que el patrón perdiera millas con el pelotón reparando su IMOCA en la isla Macquarie y doblando el Cabo de Hornos en la novena posición, a más de 550 millas del líder, Dalin.

Hablando de Herrmann en el programa en directo Vendée Globe Live de esta tarde en inglés, Charlie Dalin comentó: “Se está posicionando para los Doldrums y tal vez para lo que vendrá después; los Doldrums serán un poco menos activos hacia el oeste, pero el resto es más difícil de predecir. En 36 a 48 horas veremos quién acertó. Creo que tiene un foil completo y es un fuerte rival hasta la meta, pero no creo que ningún barco esté al 100% de su potencial. No creo que esté al 100 por cien, todo el mundo tendrá sus problemas, velas, electrónica, hidráulica. Creo que todo el mundo tiene algún problema en esta fase de la regata”.

Destremau (Merci) obligado a retirarse

Sébastien Destremau, en el puesto 26 de la clasificación general, a bordo del Merci, finalmente se ha visto obligado a abandonar su intento de completar su segunda Vendée Globe. El patrón de 46 años de Toulon, ha tenido una serie de problemas en el Océano Índico con sus pilotos automáticos y su sistema de gobierno.

Merci © Jean-Louis Carli/Alea

Aunque esta tarde se encontraba a menos de 60 millas náuticas de la isla Dunedin, al sur de Nueva Zelanda, el patrón del Merci planea continuar hacia Christchurch donde hay mejores instalaciones para reparar. Destremau estaba casi 7.500 millas por detrás del líder, pero más en concreto, casi 2.000 millas por detrás de Ari Huusela, en el puesto 25.

Cameo de Samantha Davies

Una sorpresa algo inesperada para los espectadores del programa Vendée Live de hoy fue un cameo de Sam Davies, quien dio una breve actualización de su Initiatives Coeur. Davies tuvo que retirarse en Ciudad del Cabo, pero reinició la regata y continúa su circunnavegación, fuera de la Vendée Globe, navegando actualmente muy cerca de Alexia Barrier. “No es como estar en la Vendée Globe, es muy frustrante estar tan atrás, pero es increíble poder continuar la aventura y seguir estando aquí especialmente para el Iniciativas Coeur y para todos los niños a los que estoy ayudando. He recibido muchos comentarios y sé que hemos recaudado mucho dinero desde que reinicié en Ciudad del Cabo.

He estado en contacto con Miranda (Merron), tenemos un pequeño ritual para reunirnos por WhatsApp, tomamos unas cervezas en nuestros barcos y elegimos los viernes por la noche para hacerlo. Estoy en contacto con Alexia porque estamos navegando en el mismo sistema climático… es bueno tener gente a mi alrededor. He estado muy sola dese que comencé de nuevo en Ciudad del Cabo, pero ahora estoy mejor.

Realmente es muy difícil motivarme, especialmente sabiendo que el grupo con el que me imagino que habría estado doblando Hornos ya está en el Atlántico mientras yo estoy en el Pacífico, un océano de distancia entre nosotros”.

Didac Costa, a bordo del One Ocean One Planet, en la 19 posición remonta el Atlántico sur

Esta mañana Didac Costa hablaba con su equipo sobre sus impresiones tras doblar Hornos y comenzar a remontar el Atlántico sur, rumbo a ‘casa’

“Doblar Hornos fue un momento increíble después de tanto tiempo sin ver tierra. Las últimas semanas en el Pacífico fueron duras, con muy mal tiempo. Llegué con mucho viento y poder ver el faro de cerca me alegró mucho. De las tres veces que he pasado Hornos, esta ha sido la que me he podido acercar más, fue un buen momento.

Ahora espero que vayan pasando los temporales. La meteo es un poco complicada para estos 2 o 3 días. Me estoy acercando a una borrasca que no podré evitar, la pasaré prácticamente por el centro, y luego podré ir hacia el Este, pero con otra borrasca que saldrá desde Uruguay. Será un poco complicado y espero que sea la última en el Sur porque ya estoy un poso cansado de negociar tanto viento. Cuando pasé las islas Malvinas el mar estaba en calma y ahora está aumentando. Tengo olas del Suroeste (SW) de unos dos metros, pero irán creciendo con el viento hasta tres metros y medio.

He mantenido contacto con Stéphane (Le Diriason) y hablamos de nuestro paso por Hornos y de cómo se plantean las condiciones de los próximos días.

Ahora empiezo a pensar en la llegada, en acabar la regata, pero intento no pensarlo mucho. Calculo que desde Hornos hasta la meta son cuatro semanas, pero ahora mismo solo pienso en pasar estas dos borrascas y luego llegar a los Alisios. Hasta que no esté en los Alisios prefiero no pensar mucho en la llegada. Mi tiempo hasta Hornos de 66 días fue muy bueno, muchos menos días que la última vez y si todo va bien podría llegar a Les sables en menos de 100 días, lo que sería muy bueno para mí.

El barco está bien, van saliendo pequeñas cositas, pero nada grave. Voy tratando de conservarlo mucho, de ser precavido porque ya acumula muchos días de regata y se va notando el desgaste del material, es normal no poder exigirle tanto y navegar no tan rápido como al inicio de la regata. Solo tengo un problema con el equipo de viento que no es muy fiable, pues llevo el windex en cubierta y esto afecta al funcionamiento del piloto automático, pero lo demás está aceptablemente bien.

Físicamente estoy bastante bien. Todo el sur ha sido muy exigente, hubo días que estuve realmente muy cansado y ahora cuando hay que hacer maniobras te cansas antes, pero poco a poco me estoy recuperando bien. Los días acumulados se notan en la resistencia física, te sientes cansado, pero es lo normal después de casi 70 días de regata, especialmente los días exigentes, porque cuesta más recuperarte tras los esfuerzos y es importante estar muy atento para no cometer errores y evitar roturas.

La buena comida es una de las cosas que me hacen pensar en la llegada. Tengo ganas de poder comer alimentos frescos en un plato, sentado en una silla en una mesa. Es algo que añoro y agradecería poder hacerlo ahora. Comer liofilizado directamente del sobre, sentado en el suelo del barco y sacudido no es lo mejor del mundo.

Cuando pasé Hornos tuve la agradable sensación de oler la tierra, y como va habiendo menos humedad y el barco deja de estar tan mojado, voy recuperando olores. Mi barco es muy mojado y noto que el Atlántico es más benigno, además desde Hornos la temperatura ha subido cuatro grados. Parece poco, pero agradezco mucho el pequeño cambio, y en los próximos días seguirá subiendo y lo agradeceré todavía más.

En el Pacífico estaba siempre dentro de la cabina, era imposible estar en cubierta. Solo salía cuando era imprescindible, para las maniobras o echar un vistazo general al barco. Con el frío se me congelaban las manos y no podía manipular nada. Te mojabas enseguida y al volver dentro costaba secarse, por lo que agradezco estar ahora en una zona más cálida.

Estoy muy agradecido por el seguimiento de toda la gente, recibo algunos mensajes, y espero que estén disfrutando de mi regata y de lo que falta hasta llegar a Les Sables. Tengo ganas de veros a todos y os envío un abrazo muy fuerte.”

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password