Desde el Mayday hasta estar a salvo, a bordo del Yes We Cam!. Así lo vivió Kevin Escoffier

Esta mañana, después de ser rescatado, Kevin Escoffier contó la película de los acontecimientos…

La rotura

“Fue increíble lo que pasó. El barco se dobló sobre una ola a 27 nudos. Escuché una explosión, pero para ser sincero, no me hizo falta escuchar ese sonido para saber lo que había sucedido. Miré la proa, estaba a 90°. En unos segundos, había agua por todas partes. La popa estaba bajo el agua y la proa apuntaba hacia el cielo. El barco se partió por la mitad, a la altura del mamparo del mástil. Fue como si se doblara por la mitad, de verdad, no estoy exagerando. La proa y la popa formaban un ángulo de 90º.

Mayday

“No tuve tiempo de hacer nada; solo pude enviar un mensaje a mi equipo. Me estoy hundiendo, no estoy bromeando. AUXILIO. Entre el momento en que estaba en cubierta trimando las velas y cuando me encontré con mi traje de supervivencia, apenas habían pasado dos minutos. Todo sucedió extremadamente rápido”.

Organizando la supervivencia

“Salí del barco y me puse mi traje de supervivencia. Podía ver humo. La electrónica estaba ardiendo. Todo estalló. Mi único reflejo fue agarrar mi teléfono para enviar el mensaje y recoger el traje de supervivencia que nunca guardé. Quería recoger la bolsa de mano, pero no pude hacerlo con el agua subiendo. liberé la balsa salvavidas por la popa. Se abrió, pero no pude entrar porque estaba a tres metros bajo el agua. El agua llegaba hasta la puerta de la cabina”.

Saltando a la balsa

“Me hubiera gustado quedarme un poco más a bordo, pero todo estaba sucediendo rápidamente, el barco se dobló por la mitad y yo estaba en el agua con la balsa salvavidas. En ese momento no las tenía todas conmigo. Estar en una balsa con 35 nudos de viento no es muy tranquilizador. Solo me tranquilicé cuando vi a Jean. Pero el problema era encontrar la manera de unirme a él. Nos hablamos. Estábamos en un verdadero campo de batalla. Jean se vio obligado a alejarse, pero pude ver que permanecía cerca. Me quedé en la balsa hasta esta mañana temprano”.

El rescate

“No sabía si el tiempo mejoraría lo suficiente como para realizar la maniobra de transbordo. Estábamos 2 metros separados. Me envió un cabo, pero era muy difícil ya que el barco de Jean no se detenía. Al final logré alcanzar un tubo y subirme a bordo. El mar todavía estaba pesado con olas de 3,5 m de altura. Es muy difícil en tales condiciones subir a bordo de un barco de 60 pies, sobre todo con el traje de supervivencia puesto. Es una suerte que esté en buena forma física, ya que os puedo asegurar que no es nada fácil”.

¡A bordo del Yes We Cam!

Cuando me encontré a bordo con Jean, nos abrazamos. Él me dijo: “Mierda, estás a bordo”. ¡Fue muy complicado!, le respondí. He arruinado tu regata, lo estabas haciendo muy bien. Él me respondió: “eso no importa, la última vez fui yo quien le arruinó la regata a Vincent”.

¿Qué es lo siguiente?

“Por el momento, no sé qué pasará. Lo solucionaremos con los directores de la regata. Acabo de dormir 2 horas y he descansado bien. He comido algo. Hice todo lo que pude con el barco. La reforcé e hice todo. Así que no me arrepiento de nada de lo que hice”.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password