El Gitana 17 cabalga en la cola de una baja presión

Con olas cortas y un viento del noroeste de más de 30 nudos, no hay duda de que esta mañana la tripulación del Maxi Edmond de Rothschild ya está entre los dientes de los cuarenta rugientes. A pesar de que las tempestuosas condiciones no están facilitando la navegación del gigante, Franck Cammas, Charles Caudrelier y su tripulación han logrado mantener altas velocidades durante toda la noche. Un ritmo sostenido, aunque perfectamente equilibrado para preservar el barco, les ha permitido aumentar significativamente su ventaja sobre el IDEC SPORT en las últimas 24 horas. En el informe de posición de las 15:00 UTC, el último de los Gitanas se dirigía hacia el Cabo de Buena Esperanza y la entrada al Océano Índico a unas 947 millas por delante de la proa de su adversario virtual.

Desde hace más de 48 horas, y desde la precisión milimétrica de su conexión con el tren de sistemas australes de baja presión, el Maxi Edmond de Rothschild ha sabido alargar su paso y lucir parte de su gran potencia. Las velocidades son ciertamente emocionantes, pero de ninguna manera restan mérito al pragmatismo y a la lucidez de los dos patrones, con más de 16.000 millas aún por recorrer: “Estamos solo en el comienzo de esta vuelta al mundo. En el tramo entre Río y Buena Esperanza, las condiciones eran naturalmente favorables para un récord de velocidad de 24 horas, pero era importante no olvidar nuestro objetivo. Navegar a alta velocidad somete a la marcha y a los sistemas a una gran presión, pero una velocidad muy alta es un riesgo adicional que simplemente no vale la pena correr en esta etapa de nuestro Trofeo Jules Verne”, explicó Franck Cammas.

© Yann Riou / Gitana S.A

Ayer, en los últimos mensajes de la tarde intercambiados entre el barco y su router en tierra, Marcel van Triest, llegó el momento de ordenar las configuraciones de las velas de la noche y actualizar el pronóstico del tiempo: “Durante la noche y en las próximas horas, el viento podría mejorar mucho, sobre todo con algunas posibles rachas superiores a 40-45 nudos. Es importante tener esto en cuenta para mantener una configuración cuidadosa en cuanto a la vela de proa”.

Con un paso de Cabo Agujas programado para mañana, jueves 21 de enero, la tripulación del Maxi Edmond de Rothschild está en el ritmo, demostrando que está cumpliendo con el objetivo. De hecho, según la hora exacta en que pasen por la punta de Sudáfrica, los seis regatistas podrían darse el gusto de disfrutar de su primera nueva referencia en su intento de récord mundial. Mientras tanto, les espera un nuevo día de navegación húmedo y animado en los cuarenta rugientes.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password