El Maxi Edmond de Rothschild en reparación

El viernes pasado, después de tres días en el mar en su primer intento de récord mundial, la tripulación del Maxi Edmond de Rothschild optó por regresar después de los daños resultantes del impacto con un OFNI. Franck Cammas, Charles Caudrelier y sus cuatro tripulantes llegaron a su puerto base en Lorient ayer por la noche. Unas horas más tarde, el equipo de tierra ya se había puesto a trabajar en el desmontaje y reparación de los apéndices dañados para permitir a los tripulantes del Gitana Team zarpar de nuevo en el menor tiempo posible, tan pronto como se abra una ventana meteorológica favorable. La realidad es que no hay tiempo que perder, ya que el objetivo de la escudería de las cinco flechas permanece intacto: zarpar este invierno para intentar conseguir el Trofeo Jules Verne.

Un largo rodeo de regreso.

El Maxi Edmond de Rothschild tuvo que dar un gran rodeo al oeste de las Azores antes de que pudiera apuntar sus proas hacia Bretaña, un escenario que Marcel van Triest había predicho tan pronto como se tomó la decisión de dar marcha atrás el viernes pasado: “Tomamos una decisión rápida para no perder demasiado tiempo durante nuestro viaje de regreso, que ya se perfilaba bastante largo. En 48 horas, un sistema de bajas presiones que descendía desde el norte y se extendía hasta el norte de Madeira, generando olas de 6 a 7 metros y de 50 a 60 nudos de viento en su cara occidental, estaba listo para extenderse a lo largo de nuestro curso. Este fenómeno nos obligaría a dar un gran rodeo, pero era mucho más seguro para el barco. Nuestro objetivo es zarpar de nuevo muy rápido, pero para ello hay que saber ser conservadores con el barco y los hombres”.

“¡Vuelve más fuerte!”

© Y.Zedda / GITANA S.A

Charles Caudrelier, que comparte el timón del Maxi Edmond de Rothschild con Franck Cammas, compartió sus pensamientos mientras almorzaba después de una buena noche en tierra: “La mentalidad de la tripulación es positiva. Chocamos con algo, lo cual es desafortunado, pero eso es parte integral de la historia de las regatas oceánicas. Pero tenemos que ser positivos, el Maxi Edmond de Rothschild no está muy dañado, por lo que las reparaciones serán relativamente rápidas. En el mar, notamos una diferencia considerable en el rendimiento después de la colisión y ciertamente estábamos en desventaja, por lo que en este sentido la decisión fue bastante simple. El tiempo establecido por la tripulación del IDEC SPORT va a suponer una buena paliza y la más mínima desventaja se convierte en un problema real si no tenemos la oportunidad de superarla. Eso realmente inclinó la balanza, especialmente porque el tiempo que se avecinaba no se veía muy bien para nosotros y así parece ser como se están desarrollando las cosas. Otro factor muy positivo de este primer intento es la experiencia que adquirimos al hacerlo. Todavía nos falta tiempo de navegación y esta semana en modo regata y entrega ha sido muy beneficiosa, ya que no encontramos condiciones tan intensas en los entrenamientos. El barco zarpará de nuevo con un mayor grado de fiabilidad, ¡y la tripulación será aún más fuerte! Tenemos esta gran oportunidad de poder volver a intentar el récord y hoy nuestros pensamientos están con nuestros amigos en la Vendée Globe que no tendrán esta misma posibilidad. Sabemos lo afortunados que somos, ¡solo tenemos que ser pacientes!”

Una semana en el muelle

© E.Stichelbaut / polaRYSE / GITANA S.A

La característica especial de los récords de velocidad es que pueden ofrecer a las tripulaciones una segunda oportunidad para atacarlos. Es esta oportunidad la que están aprovechando hoy al regresar a su base técnica para efectuar las reparaciones y emprender nuevamente ruta con un barco capaz de navegar a su verdadero potencial. Este jueves por la mañana, toda la tripulación de tierra se había reunido para desmontar las piezas en las que había que trabajar. Según el primer diagnóstico, el maxi trimarán probablemente estará fuera de servicio durante una semana antes de que pueda regresar al agua para probar las reparaciones y ajustes: “Hemos estado trabajando para prepararnos para efectuar las reparaciones necesarias desde que el barco dio media vuelta. por eso, esta mañana, todos sabían lo que tenían que hacer y el desmontaje pudo comenzar muy rápidamente. La lista de trabajos está clara, pero el tiempo necesario para las reparaciones no se puede reducir si queremos hacer las cosas bien; especialmente en lo que respecta a los tiempos de pegado y secado del foil”, explicó el Director Técnico, Pierre Tissier.

En estos momentos, al mismo tiempo que el equipo de tierra realiza el trabajo, la célula meteorológica del equipo Gitana está de nuevo en acción para observar posibles ventanas meteorológicas. De hecho, una vez reparado el Maxi Edmond de Rothschild, tendremos que esperar de nuevo y estar preparados hasta que se abra una ventana meteorológica favorable para batir el récord de 40 días, 23 horas y 30 minutos del Trofeo Jules Verne, establecido por Francis Joyon y sus hombres en el 2017.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password