El Safran ya está a medio camino de Port-la-Forêt.

Morgan Lagravière zarpóo de Horta con la quilla de su OPEN 60 bloqueada en posición vertical.

Después de una parada técnica de tres días en Horta (Azores), Morgan Lagravière está de regreso en la Transat St Barts – Port-la-Forêt. El patrón del Safran está haciendo buenos progresos en unas condiciones muy movidas y a pesar de haber bloqueado su quilla en posición vertical. Se espera que Lagravière llegue a Port-la-Forêt en la mañana del miércoles, a tiempo para asegurar su clasificación para la Vendée Globe.

La inmediata y ‘animada’ reanudación de su regata lanzó a Morgan Lagravière a la parte más profunda de una borrasca. «Regresé a la cola de una depresión muy fuerte», dijo. «En las Azores, el relieve del archipiélago es muy importante porque crea considerables pasillos del viento entre las islas. Además de eso, la tierra se eleva abruptamente y el mar se hace muy profundo. He tenido una gran cantidad de viento desde que partí, entre 25 y 35 nudos. Y aunque es frío y húmedo, el lado bueno de estas grandes condiciones es que navego a favor de viento y con muy buena velocidad rumbo hacia la meta. He recorrido 600 millas desde que zarpé de Horta, en la mañana del sábado y ahora estoy a medio camino de Port-la-Forêt. He podido descansar un momento, pero voy a tener que negociar un nuevo frente frío a media tarde, con alrededor de 40 nudos de viento. Pero este va a ser el último tramo difícil, no muy lejos del Cabo Finisterre, antes de poner rumbo directo a casa. Yo voy a salir de esto. El final ya está a la vista».

Navegando en alerta permanente.

Tenemos que recordar que Lagravière está navegando en un barco que no está al 100% de su potencial, debido a que la quilla del Adopteunskipper.net tuvo que ser bloqueada en la posición vertical. «Me doy cuenta de lo mucho que navega el IMOCA 60 con la quilla pivotante operativa», dijo Lagravière. «Sin esta capacidad de poder inclinarla, el barco realmente carece de poder y se está demostrando muy inestable. Estoy en estado de alerta permanente ya que estoy navegando el barco en la medida de sus posibilidades, sin demasiado esfuerzo, pero no estoy en modo regata. También tengo que decir que la situación es menos delicada que antes de mi escala en las Azores… Ya no tengo una quilla vagando peligrosamente bajo el casco. Compruebo la reparación de vez en cuando y no se ha movido. Es muy tranquilizador saberlo para poder acabar la regata».

Las lecciones aprendidas.

Lagravière prevé su llegada a Port-la-Forêt en la mañana del miércoles, lo que le aseguraría la clasificación para la Vendée Globe. Tiene que terminar la regata en un plazo máximo de nueve días después del tiempo del ganador, Sébastien Josse, quien llegó el pasado miércoles. Una vez en tierra, será hora de que el patrón del Safran haga balance y aprenda de las valiosas lecciones de su primera regata en solitario a bordo de un IMOCA.

Saludos y buenos vientos.

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password