El VO70 Trifork intentará pulverizar el récord de la vuelta a Mallorca a vela

Les esperan unas condiciones similares a las del Océano Sur para el intento de récord, con vientos de más de 40 nudos y olas de cinco metros.

El español Antonio Cuervas-Mons, con cuatro vueltas al mundo en su palmarés, asegura que la travesía del Trifork será muy dura, pero confía en rebajar el récord de 17 horas y 14 minutos que el maxi alemán UCA ostenta desde 2005.

La embarcación sueca Trifork se ha propuesto aprovechar la fuerte borrasca que azotará los próximos días el archipiélago balear para pulverizar el récord de la vuelta a Mallorca a vela, desafío organizado por el Real Club Náutico de Palma. El equipo liderado por el armador Joern Larsen intentará rebajar la marca de 17 horas, 14 minutos y 39 segundos establecida en abril de 2005 por el maxi alemán UCA.

El Trifork (antiguo Ericsson 4) fue el ganador de la Volvo Ocean Race de 2008, donde además consiguió batir el récord de millas navegadas (596,6) en una sola jornada. Su tripulación multinacional estará formada por 11 navegantes que suman 20 vueltas al mundo y, en consecuencia, saben lo que es lidiar con el mal tiempo. Los partes anuncian rachas de viento de más de 40 nudos y olas de cinco metros, condiciones muy duras pero ideales para un reto de las características de la vuelta a Mallorca.

Los regatistas españoles Pablo Arrate (cuatro vueltas al mundo) y Antonio Cuervas-Mons, “Ñeti” (también cuatro circunnavegaciones), llegarán mañana a Palma para incorporarse a la tripulación del Trifork, cuya intención es zarpar el lunes a las 7.00 horas tomando la ruta contraria a las agujas del reloj; es decir, arrumbando el Cabo Blanco desde la Bahía de Palma y dejando Mallorca por babor. Esta estrategia permitirá al desafiante realizar el tramo de la costa norte, donde la borrasca será más intensa, con el viento y la ola de popa.

Joern Larsen confía en que, si se cumple el pronóstico y no se produce ningún contratiempo, el Trifork complete las 170 millas teóricas del recorrido en unas 13 horas, lo que situaría el récord en un listón prácticamente inalcanzable.

El récord del UCA permanece imbatido desde hace casi 15 años. En este tiempo han intentado rebajar su marca varias embarcaciones, entre ellas un catamarán ligero liderado por el campeón olímpico y también experimentado regatista de altura Iker Martínez, que perdió el mástil cuando navegaba frente a la localidad de Son Serra de Marina, en el nordeste de Mallorca, en febrero de 2017.

El último desafío data del mes de abril de 2018. El ClubSwan 50 Mathilde desistió por falta de viento. Lo mismo le ocurrió en abril de 2017 a mitad de recorrido al trimarán STP.

Manu Fraga, director deportivo del RCNP, asegura que el desafío del Trifork es “el más potente” de la historia de la vuelta a Mallorca. “Estamos hablando de un barco pura sangre, ganador de una vuelta al mundo, diseñado para aguantar condiciones extremas y tripulado por algunos de los mejores regatistas del mundo. Si a eso le sumas que las condiciones anunciadas harán que navegue a su máximo rendimiento, las posibilidades de tener un nuevo récord son muy elevadas”, asegura Fraga, quien, no obstante, advierte: “Es una travesía complicada y en el mar no se puede dar nada por hecho hasta que se cruza la línea de llegada”.

La tripulación del Trifork está formada por: Joern Larsen, Kristian Wulf Andersen, Jens Dolmer, Aksel Magdahl, Pinacho Fructuoso, Martin Hjortlund Shore, Peter van Niekerk, Antonio Cuervas-Mons, Pablo Arrarte, Louis Balcaen y Jes Gram Hansen.

Condiciones similares a las del Océano Sur para el intento de récord

El español Antonio Cuervas-Mons, con cuatro vueltas al mundo en su palmarés, asegura que la travesía del Trifork será muy dura, pero confía en rebajar el récord de 17 horas y 14 minutos que el maxi alemán UCA ostenta desde 2005.

“Llevamos bastante tiempo esperando a que se abra una ventana meteorológica buena para intentar el récord de la vuelta a Mallorca. Parece que ahora se dan las condiciones y que tendremos bastante viento, quizás estamos un poco en el límite por lo alto, ya que se esperan olas de seis metros en la costa norte y 35 nudos, pero confiamos en rebajar la marca del UCA”. Antonio Cuervas-Mons, Ñeti, tripulante de proa del Trifork, el velero sueco de la clase VO70 que mañana intentará circunnavegar la isla de Mallorca en menos de 17 horas y 14 minutos aprovechando la borrasca Gloria, ha realizado estas declaraciones hoy en el Real Club Náutico, a poco menos de 15 horas del inicio de la travesía.

Cuervas-Mons ha dado cuatro vueltas al mundo en la Volvo Ocean Race (VOR) y sabe lo que es enfrentarse a situaciones extremas, pero no quita hierro al desafío que supone dar la vuelta a Mallorca, un recorrido de apenas 175 millas teóricas en las que no sólo hay que navegar con tiempo duro sino también ‘negociar’ las zonas que quedan al socaire de la isla.

“Mañana nos esperan en la costa norte de Mallorca unas condiciones similares a las del Océano Sur, con el añadido de que aquí, en el Mediterráneo, la ola es más corta y más cabrona”, ha asegurado el regatista cántabro, uno de los tres españoles que participarán en el intento de récord, junto a Pablo Arrate (cuatro VOR) Pinacho Fructuoso (tres VOR).

El Trifork, armado por Joern Larsen, es el antiguo Ericsson 4, vencedor de la VOR de 2008-2008, edición en la que consiguió batir el récord de las 24 horas (596,6 millas certificadas). El velero ha sido sometido a un concienzudo proceso de actualización e incorpora dos foils abatibles diseñados por el arquitecto naval Juan Kouyoumdjian que no estaban en el prototipo original. Cuervas-Mons cree que el VO70 tiene condiciones sobradas para hacer el récord sin recurrir al plus de velocidad que ofrecen estos apéndices: “Es un barco muy rápido y lo importante es navegar con seguridad para no sufrir averías”.

La travesía dará comienzo a las 07.00 horas de mañana lunes. Si se cumplen el parte y los cálculos del desafiante, el Trifork estará de vuelta en el Real Club Náutico de Palma entre las 19.00 y las 20.00 horas, habiendo pulverizado el récord que ostenta el maxi alemán UCA desde el mes de abril de 2005.

Los estrategas del equipo sueco ya han decidido que tomarán la ruta este para navegar con viento de proa el tramo inicial hasta Cabo Blanco, en el límite oriental de la Bahía de Palma. De ahí, ya con vientos de través y portantes, se dirigirán, por este orden, a los cabos de Ses Salines (sur), Capdepera (nordeste), Formentor (norte) y La Mola (noroeste).

El Real Club Náutico de Palma realizará controles en diferentes puntos de la isla, además de monitorizar la posición del Trifork a través del sistema de tracking de Sailing Control. La embarcación sueca cuenta con todas las medidas de seguridad que exigen las grandes regatas oceánicas. Cada uno de los tripulantes va equipado con un traje de supervivencia y lleva su propio sistema de localización por satélite.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password