Este fin de semana el Pakea Bizkaia y Acero hicieron el último intento de ir a la búsqueda de la ola.

La ola antártica no aparece a la cita

La exploración del freesurfer no ha sido fructuosa, pero se muestra “encantado” con la experiencia vivida. Este fin de semana la tripulación del Pakea Bizkaia y Acero hicieron el último intento de ir a la búsqueda de la ola para el vizcaíno.

Después de que el Pakea Bizkaia alcanzara el objetivo de la Antártida y emprendiera la navegación de vuelta, la tripulación se dirigió el viernes rumbo norte hacia Isla Baja, navegando de noche para estar a primera hora posicionados en un posible lugar de olas y así Kepa Acero pudiera surfear, si las condiciones eran apropiadas.

Kepa Acero y la tripu del Pakea © Pakea Bizkaia

 Lamentablemente, la mar y las olas no eran favorables, y el viento fuerte del suroeste hacía imposible la práctica del surf, ya que ponía en riesgo tanto al barco, como al propio surfista. Tras una breve reunión a bordo y analizar el capitán Unai Basurko la meteorología, la tripulación decidió emprender la navegación de regreso hacia Cabo de Hornos, para llegar a Ushuaia sobre este jueves, aproximadamente. “Volvemos quizás con la única pena, de no haber encontrado los días apropiados para que Kepa Acero pudiera surfear alguna ola, pero los dos somos conscientes de que la mar es así de caprichosa, y que quizás, sea la característica que nos hace quererla. Por otro lado, Kepa es una persona que da muchísimo valor a la búsqueda, y a la aventura, tanto o más que al encuentro de la misma”, señala el patrón del Pakea Bizkaia.

El Pakea Bizkaia y el freesurfer han salido a explorar y rastrear las olas antárticas en diferentes ocasiones. Así, lo intentaron también en Isla Decepción, pero como en esta ocasión, el parte meteorológico y el estado de la mar no fueron favorables. El Pakea Bizkaia, centrado en la búsqueda de material para su proyecto socio-educativo, tiene que seguir con la expedición, y con la navegación que le llevará antes de llegar a casa, a puertos como el de Montevideo, donde entregará una placa a las autoridades de la ciudad en señal de acercamiento con la localidad de Durango, debido a que su fundador fue el durangués Bruno Mauricio de Zabala.

Kepa en el agua rodeado de pinguinos © Pakea Bizkaia

Acero no ha podido surfear la ola antártica, pero se ha bañado en las frías aguas (menos 2-3 grados centígrados), embutido en dos trajes de neopreno, junto a pingüinos, y ha dejado testimonio de ello en este video. “No ha habido suerte, pero la experiencia ha sido inolvidable. Estoy encantado”, dice Acero. El vizcaíno desembarcará en Ushuaia y continuará con sus proyectos.

Antes, la tripulación deberá enfrentarse a una borrasca con una presión de 967 milibares que traerá vientos de más de 40 nudos del oeste. Por ello, durante el sábado y domingo, tuvieron que navegar con rumbo oeste-noroeste, para una vez el frente les rebase y poder navegar ya amurados a babor hacia el Cabo de Hornos.

Ayer domingo, los tripulantes cruzaron la longitud 67 grados 15 minutos oeste, en donde se encuentra el famoso Cabo de Hornos. A pesar de hacerlo todavía en latitud 62º sur y por tanto, no encontrarse a la vista, se han ganado así el derecho histórico a lucir un pendiente en la oreja derecha por hacerlo en sentido este a oeste. Este lunes se encuentran ya navegando rumbo norte a buena velocidad, por lo que estiman su aproximación al Cabo de Hornos sobre el martes por la tarde. Poco a poco, la temperatura a bordo va subiendo, rondando ya los 4 grados y esperan cruzar la zona de convergencia hoy lunes.

Información facilitada por el Pakea Bizkaia

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password