Esto no se ha acabado…

Con siete barcos amarrados ya en puerto, y con más llegadas previstas a lo largo de estas primeras horas del martes, se podría pensar que la Rolex Middle Sea Race ha finalizado, pero nada más lejos de la realidad…Casi 100 de los 114 barcos que zarparon todavía siguen en el mar, queda todavía mucho por ver en esta regata. Las previsiones meteorológicas que afectan al campo de regatas están cambiando. Para los monocascos más pequeños, ahora es el momento de seguir adelante, especialmente si su ambición va más allá de simplemente completar el curso de 606 millas.

Cuatro de los cinco grandes multicascos participantes ya han terminado la 42ª Rolex Middle Sea Race, quedando solo el trimarán italiano Neel 47, Minimole, en regata. El MOD70 estadounidense Argo de Jason Carroll, fue el ganador absoluto de la regata y, por el momento, encabezando la tabla de líderes en la clasificación de tiempo compensado de la MOCRA. Carroll estaba súper feliz: “Fue una regata increíble. Hubo un poco de todo. Nos encanta el evento, nos encanta el campo y, obviamente, estamos muy emocionados de haber batido el récord y haber cruzado los primeros la línea de meta este año”. El tiempo empleado por el Argo fue de 33 horas, 29 minutos y 28 segundos, batiendo el anterior récord de la regata, que estaba en posesión del monocasco Rambler desde el 2077, en 47 horas, 55 minutos y tres segundos. Los tres monocascos más potentes también están en puerto y ya están endulzados con la manguera.

El Comanche (CAY), diseñado por VPLP / Verdier, de 30,48 m / 100 pies de eslora y patroneado por Mitch Booth, es el líder local, tras ser el primer monocasco en cruzar la línea de meta y estableciendo un nuevo récord para los monocascos tras la corrección del tiempo compensado del IRC. Booth fue enfático en sus elogios hacia la regata de este año: “La Rolex Middle Sea Race siempre ha sido una de las mejores regatas oceánicas y a los mejores tripulantes les encanta venir a regatear aquí. La línea de salida fue genial. Fue un verdadero honor regatear contra el Skorpios y el Rambler”. El tiempo empleado por el Comanche fue de 40 horas, 17 minutos y 45 segundos, muy por debajo del anterior récord.

Línea de meta de los multicascos

Argo, ganador absoluto de multicascos © Kurt Arrigo

Brian Thompson, uno de los jefes de guardia del Argo, ofreció una idea de su aparentemente limpio y fascinante tiempo de finalización. “Al principio fuimos muy cautelosos pero hicimos una salida limpia”, comentó. “Entonces entramos en un gran mano a mano con el Maserati y el Mana. Estábamos muy igualados cuando pasamos Siracusa y fue entonces cuando tomamos la delantera, antes de que Maserati nos adelantara en el Estrecho. A la altura de Strombolicchio navegábamos a la par”. En esos momentos parecía que el Maserati había logrado una ganancia clave. “Quedamos muy impresionados con la forma en que navegaban“, dijo Thompson, “se hicieron con una ganancia de siete millas en el tramo de 22 nudos a favor del viento”. Sin embargo, había otro giro por venir.

Justo antes del amanecer del domingo, atravesábamos el centro de las islas Egadi. Lo ideal era estar más lejos de la costa”, explicó Thompson. “En los modelos meteorológicos se podía ver que había un pozo de viento detrás de Sicilia. Si te vas hacia el sur, podrías meterte en el corredor del viento del noreste“. Aquí fue donde la aparente desventaja de Argo se convirtió en una ventaja. “Pudimos ver lo que estaba pasando”, dijo Thompson. “Cuando Maserati redujo la velocidad, sabíamos que estaban entrando en una zona de poco viento. Todo sucedió muy rápido. El viento amainó. El Maserati siguió adelante un poco más, mientras trasluchamos y eso hizo que retrocediéramos siete millas”.

Pero la batalla no había terminado. “Pasaban muchas cosas”, comentaba Thompson. “Se cruzó una línea de borrascas y de repente teníamos 43 nudos. Entramos en él con la mayor y el gennaker izados. Tuvimos que ir de frente al viento, metiendo dos rizos en la mayor. Luego, cuando el viento amainó, volvimos a izar las mismas velas”.

La navegación siguió siendo muy complicada todo el camino más allá de Pantelleria. El Argo intentó cubrirse mientras que el Maserati buscaba una nueva brisa más cerca de África. “Al final, ambos tomamos el viento al mismo tiempo y mantuvimos nuestra ventaja. Era 25 nudos a favor del viento”, dijo. A pesar de algunos momentos espeluznantes en el tramo final y un paso de 30 nudos a través del estrecho canal de Comino, la regata ahora estaba ganada. Para Thompson, había sido una “oportunidad meteorológica única en la vida“.

Línea de meta de los monocascos

Comanche, ganador absoluto de monoscascos © Kurt Arrigo

La pelea por la victoria absoluta en la flota de monocascos no fue menos apasionante. El Skorpios cruzó la línea en segundo lugar, seis horas por debajo del récord anterior, pero 1,5 horas por detrás del Comanche. Fernando Echavarri, el patrón de regata, comentó: “Aprendimos mucho en las 42 horas, en todo tipo de condiciones: vientos suaves, vientos fuertes, cambios de vela. Ha sido una oportunidad única para que el equipo creciera”. A pesar de la decepción de no repetir la victoria de la Rolex Fastnet Race de este verano, Echavarri aún podía sacar cosas positivas: “Fue genial regatear con barcos como este. Hacer la Rolex Middle Sea Race con una flota así, incluidos el Comanche y el Rambler, es simplemente increíble. Esperamos con ansias la próxima regata contra ellos”.

Antes de la salida, Mitch Booth confiaba en que se batiría el récord de la regata. Su duda era cómo se comportaría la tripulación del Comanche contra los rivales. “Uno de los puntos clave de la regata fue entrar en el Estrecho de Messina“, dijo. “Pensamos que quien quiera que saliera por el otro extremo primero tendría una gran ventaja“. Lograr estar cerca de Skorpios dio confianza a la tripulación. “Después de pasar Stromboli, sentimos que estábamos en la pelea con el Skorpios”. Comentó Booth. “Tuvimos que realizar una regata táctica inteligente para mantenernos en contacto. Tuvimos algunos problemas con algunos daños en la vela que nos hicieron retroceder un poco, pero Comanche es muy divertido de navegar, especialmente cuando hay brisa y hay mucho viento a favor”. Aparentemente, al nuevo propietario le encantó cada minuto. “No hay mejor manera de empezar a competir en alta mar que la Rolex Middle Sea Race de este año”, añadió Booth.

El navegante, Will Oxley, estaba ansioso por compartir las felicitaciones por un trabajo bien hecho. “Tuvimos una núcleo duro muy fuerte. Mitch Booth, Kyle Langford y Tom Slingsby contribuyeron a la toma de decisiones del barco”, enfatizó. Continuó explicando que el momento crítico final de la regata se produjo en la esquina noroeste de Sicilia, al igual que le sucedió al Argo. “Intentamos con todas nuestras fuerzas permanecer al este del sistema de bajas presiones que recorre el campo de regatas hasta el extremo occidental de Sicilia”, explicó. “Hubo mucha actividad de tormentas eléctricas y una serie de grandes pozos de viento que se deben sortear. Tuvimos que hacer un plan y analizar lo que pensamos que iba a pasar. Usamos todos los datos que pudimos para darle sentido a todo. Realmente valió la pena”. Y así como el Maserati se perdió en las arenas movedizas ofreciendo una oportunidad al Argo, también lo hizo el Skorpios. Comanche estaba bien posicionado para correr el riesgo y tomó una ventaja que nunca cedería.

En cuanto al Rambler, navegaron con su pulido rendimiento habitual, pero simplemente fueron superados por oponentes más poderosos. Terminaron la regata en 46 horas, 20 minutos y 25 segundos, superando el tiempo record marcado por ellos mismos en el 2007.

El grueso de la flota

En cuanto al resto de la flota, se han formado grupos a medida que las transiciones entre zonas de presión y otros factores han comenzado a impactaren ella. El siguiente grupo que se espera que finalice incluye al ganador absoluto del año pasado, el VO70 I Love Poland, dos Volvo 65, Viva Mexico y Ambersail 2 (LTU), además de la entrada eslovena, Way of Life, todos en la Clase IRC Uno. Están luchando con una pequeña área de bajas presiones que se estableció frente a Lampedusa el lunes por la mañana y parece estar avanzando lentamente hacia Malta. Este frustrante escenario ha permitido que dos barcos de la Clase IRC Dos, el Teasing Machine (FRA) de Eric de Turckheim y el Daguet 3 – Corum (FRA) de Frederic Puzin se adentren en su liderazgo en el agua y en tiempo compensado.

En la cola de la flota, desde Lampedusa de regreso a Pantelleria, hay unos 16 barcos que van desde el Reichel / Pugh 60, Wild Joe (HUN) y el TP 52 Paprec Recyclage (FRA) más cercano al punto más al sur del curso y la A13, Phosphorus 2 (GBR), que está justo después de Pantelleria. El Ino XXX (GBR) de James Neville, en IRC Tres, continúa su pelea con el barco maltés Artie III, con Lee Satariano, Christian Ripard y Timmy Camilleri en la popa. Camilleri habló desde cerca de Pantelleria. “El domingo fue rápido, emocionante, muy húmedo, con mucho tiempo navegando a favor del viento”, describió Camilleri. “Fue realmente estimulante en el timón. El barco fue construido para esas condiciones. A veces nos acertamos 28 nudos, lo que para un 40 pies no está mal”.

Si bien la historia de la regata hasta ahora han sido las carreras vertiginosas de los Maxi Multis y Monocascos, se está desarrollando otro tema importante. Escondido entre este paquete de barcos en el tramo sur del curso, se encuentra el ganador de la Rolex Fastnet Race 2021, el Sunrise. El JPK 1180 de Tom Kneen está compitiendo en la Clase IRC Cinco. La tripulación británica, tras una atrevida navegación de Stromboli a Trapani, dejaron atrás la Clase IRC Cuatro en un pozo de viento en Favignana, que ha sido la característica del lunes para muchos de los barcos en competición.

Aunque no estaba del todo consciente de su logro hasta el momento, Kneen estaba de humor reflexivo cuando se tomó el tiempo para informar desde Pantelleria. “Hicimos más de 30 nudos en un momento después de Stromboli y constantemente 20 altos. Lo estábamos haciendo correctamente”, dijo entusiasmado, antes de moderar su aparente felicidad. “Para ser honesto, fue aterrador. Nos la estábamos jugando con el spinnaker A4, probablemente rompería algo o alguien. Cambiamos a un spinnaker fraccional A5, y no fuimos mucho más lentos”.

Kneen ya ha participado antes en la regata por lo que era consciente de que había muchas carreras por delante. “Me preocupaba si era posible para nosotros sostener este esfuerzo”, explicó. “Parecía probable que fuera en gran parte a favor del viento, y no estaba claro que el viento fuera a amainar. Debería haber estado gritando y emocionado, pero en realidad estaba un poco tenso”.

La Rolex Middle Sea Race es todo menos sencilla y Sunrise pronto se quedó atascado en el pozo de viento de las islas Egadi y trabajó duro para atravesar los vientos ligeros y variables. El hecho de que la tripulación haya logrado hacerlo y mantenerse al día con los barcos, al menos en el papel, más poderosos, es un testimonio de su determinación y habilidad en algo más que el mal tiempo.

Los barcos IRC Clase Cuatro detenidos en Favignana habían comenzado a moverse el lunes por la noche. Los barcos malteses Elusive 2 y Calypso, ambos en disputa en sus clases en el último punto de tránsito, estarán felices de volver a progresar.

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password