Final australiano para el Spindrift 2

Poco después de llegar a Fremantle este miércoles por la mañana, Yann Guichard, patrón del Spindrift 2, habló sobre la situación que lo llevó a la retirada del equipo de su intento de récord del Trofeo Jules Verne, después de romper el eje del timón de estribor.

Después de pasar cinco días con la preocupación de conservar el timón dañado en su regreso a tierra, el trimarán negro y dorado ya está atracado de manera segura en Fremantle (cerca de Perth, Australia Occidental) y, después de muchas consideraciones, el equipo ha decidió que la mejor manera de trasladar el Spindrift 2 a su puerto base en la Bretaña francesa es a bordo de un carguero.

© Christophe Espagnon / Spindrift racing

«Retiraremos el timón dañado y prepararemos el barco para subirlo al carguero. También nos preocupa el timón de babor, lo que nos complicaría muy mucho el traslado del Spindrift 2 por mar hasta nuestra base, sabiendo que está al otro lado del mundo. Toda la tripulación, además de cinco miembros del equipo de tierra centrarán toda su atención en la preparación del barco para el viaje de regreso. Tendremos que quitar el mástil y asegurarnos de que esté completamente listo para el viaje», comentó Yann Guichard, horas después de llegar al puerto australiano.

Esperando respuestas.

“El eje del timón de estribor se rompió poco después pasar las islas Kerguelen. No sabemos cuándo exactamente… Thierry Chabagny estaba de guardia, y dijo que de repente notó el barco muy pesado. Estoy seguro de que no golpeamos con nada. Navegábamos amurados a babor con rumbo este-noreste, con viento por popa y el gennaker izado. Como sucedió durante la noche, tratamos de establecer cuál podría ser el problema: los timones estaban paralelos, la tensión de los cables de la dirección, o simplemente si había algo atascado en los timones. Pero nada. Cuando cambiamos de timonel, sucedió exactamente lo mismo: era muy difícil orzar y arribar. Se estaba volviendo aún más difícil de manejar ya que el barco estaba haciendo lo que quería. Con las primeras luces del día, pudimos ver que el eje del timón de estribor se había roto entre los dos cojinetes. El timón estaba inutilizado, pero siguió moviéndose hacia los lados, simplemente hacía lo que quería”, continuó diciendo el patrón de Spindrift 2.

Hay un gran sentimiento de decepción ya que el trimarán negro y dorado estaba igualando el récord del Trofeo Jules Verne, con un pronóstico favorable para el Pacífico y el Cabo de Hornos, por lo que Yann Guichard y su equipo, ahora más que nunca, quieren entender exactamente por qué sucedió.

«Lo analizaremos todo, pero no puedo pretender que estemos decepcionados, ni la tripulación ni yo mismo… Estábamos navegando muy bien, por debajo del tiempo récord y con unas condiciones que se avecinaban muy favorables. Después de la pérdida del mástil hace un año, esta es la segunda vez que nos falla el equipamiento del barco. Dentro de lo malo, tuvimos la suerte de no haber perdido el timón, ya que podría haber arrancado la parte inferior del casco. De esta manera, podremos establecer si se trata de un defecto de fabricación o de un error en el cálculo estructural. Hicimos el viaje hasta las Kerguelen principalmente amurados a babor, pero nunca forzamos el barco más de lo necesario con los vientos muy fuertes. El Spindrift 2 navega mucho más rápido ahora que hace tres años, en nuestro primer intento. Esta vez teníamos todos los ases en nuestras manos, aunque las condiciones climáticas en el Océano Índico no fueron tan favorables como lo fueron para el IDEC Sport. Es realmente frustrante saber que no chocamos con nada, ni que no hicimos nada malo».

© Chris Schmid / Spindrift racing

Mayor potencial.

La ventana meteorológica al comienzo del intento de récord estaba del lado del equipo ya que rompieron el récord entre Ushant y el ecuador (4d 19h 57′). Explotaron al máximo el potencial del Spindrift 2 en esta primera sección del curso, asegurándose el rodeo del anticiclón de Santa Helena para alcanzar la longitud del Cabo de Buena Esperanza y posteriormente pasar por debajo de las Islas Kerguelen, a pesar de la presencia de icebergs. Cuando se rompió el timón, la tripulación estaba decenas de millas por delante del tiempo récord.

Saludos y buenos vientos

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password