La Rolex Middle Sea Race celebra sus Bodas de Oro con flota récord

Hasta 149 equipos se han inscrito para competir por la gloria en las bodas de oro de la Rolex Middle Sea Race, la prueba oceánica de 606 millas náuticas que desde Malta rodea Sicilia en sentido contra horario. Los cañones de Saluting Battery, en los bastiones de La Valeta, sonarán el próximo sábado para indicar el inicio de una aventura que incluye navegar entre volcanes activos y monstruos mitológicos, según relató Homero en la Odisea.

En 2018 se cumplen 50 años desde la primera edición de la Rolex Middle Sea Race, la regata de altura que nacía en 1968 como desafío entre regatistas amateur inspirada en otra mítica prueba de 600 millas, la Rolex Fastnet Race. No es coincidencia que ambas compartan patrocinador principal, Rolex, que este año celebra seis décadas de asociación con el mundo de la vela y que también da nombre a la prueba oceánica por excelencia: la Rolex Sydney Hobart. Organizada por el Royal Malta Yacht Club (RMYC), la Rolex Middle Sea Race forma parte dosier de vela Rolex desde 2002.

El recorrido más hermoso del mundo.

© ROLEX MIDDLE SEA RACE

La Rolex Middle Sea Race es una referencia para los amantes de la navegación por muchas razones, aunque tal vez su principal reclamo sea transcurrir por el “recorrido más hermoso del mundo”, como lo definió el magnate estadounidense Ted Turner. Con salida y llegada en Malta, toma como puntos de paso obligado infinidad de iconos de la historia y la mitología al circunnavegar Sicilia en sentido contra horario. Parte del Grand Harbour de Malta, un puerto natural a los pies de los impresionantes bastiones de La Valeta (Ciudad Europea de la Cultura 2018), desde donde la flota es lanzada rumbo norte hacia el estrecho de Messina, la angosta porción de agua que separa Sicilia del extremo suroeste de la bota de Italia, y que según la mitología griega es hogar de los monstruos Escila y Caribdis. Tras llegar al mar Tirreno, los participantes deben rodear las islas Eolias, pasando a la sombra del volcán activo Estrómboli, para poner rumbo oeste en paralelo a la costa norte de Sicilia y hacia las islas Égadas (escenario del final de la I Guerra Púnica), tomando como puntos de paso obligado las islas de Favignana, Pantellería y Lampedusa antes de regresar a Malta tras haber completado 606 millas náuticas (1.122 kilómetros).

© ROLEX/Kurt Arrigo

La gran cantidad de “esquinas” en su trazado crea una serie de tramos bien definidos que exponen a las tripulaciones a constantes cambios en las condiciones de viento y mar, toda una característica de la prueba que brinda un desafío diferente en cada edición. Resulta habitual que un extremo de la flota navegue en condiciones de supervivencia mientras el opuesto gestiona una desesperante encalmada. La edición 2017 reunió a 104 barcos en la línea de salida y sólo 35 lograron cruzar la de meta.

Récord de inscritos.

Ocho barcos compitieron por la victoria en la edición inaugural de 1968. Hoy, la flota se mantiene estable en torno a las 100 embarcaciones en cada edición. En 2014 reunió a 122 barcos, una marca histórica que caerá el próximo sábado si se presentan las 149 embarcaciones que han confirmado su inscripción para esta 39ª edición (la regata no se celebró entre 1984 y 1995).

Una regata internacional.

Por su estratégica ubicación, Malta es un cruce de civilizaciones. Habitada por fenicios, griegos, romanos, árabes, italianos, franceses e ingleses a lo largo de miles de años, es un crisol de culturas en mitad del Mediterráneo, y no es de extrañar que su regata más importante también lo sea. Entre los 30 pabellones diferentes que lucirá la flota de este año destacan por dimensiones las armadas italiana (27), británica (18) y rusa (14). También llegarán barcos desde lugares tan remotos como Estados Unidos (Rambler), Canadá (Blue Jay III y Hermes), Chile (Anita), Australia (Tilting at Windmills) o Filipinas (Hurricane Hunter). El Swan 80 Plis Play de Vicente García (reciente ganador de la Rolex Swan Cup), el X Yacht 562 Galbula de Pedro Ybarra y el X-482 Xtraordinary de Luis M. Juega conforman la representación española. Sólo una decena de barcos lucirán los colores malteses.

© ROLEX/Kurt Arrigo

Tiempo a batir.

Además del histórico número de participantes, otros récords pueden caer en esta edición. George David aspira a seguir haciendo historia y lograr la que sería su quinta victoria en tiempo real con su poderoso Rambler, un palmarés que nunca ha logrado nadie. Su actual diseño, el Rambler 88 firmado por Juan K, fue el más rápido en las tres últimas ediciones, y el propio David estableció en 2007 con su anterior montura la actual marca a batir: 47 horas, 55 minutos y 3 segundos. El cántabro Antonio “Ñeti” Cuervas-Mons formará parte de la escuadra estadounidense, que tendrá en el Maxi 72 alemán Momo (ganador de las dos últimas ediciones del Rolex Maxi 72 World Championship) y el Volvo 70 suizo E1 sus máximas amenazas en la lucha por la victoria en tiempo real.

Pero el premio más codiciado en la Rolex Middle Sea Race es la victoria absoluta al mejor barco en tiempo compensado bajo regla IRC. La especial naturaleza de su recorrido permite que literalmente cualquier participante pueda optar al título, alzar el trofeo Rolex Middle Sea Race y lucir el Rolex grabado con su hazaña. Un buen ejemplo es el ganador de 2017, el pequeño JPK 10.80 ruso Bogatyr de Igor Rytov, un barco con menos de 11 metros de eslora que regresa para intentar una gesta que no se ha repetido desde 1980: defender el título.

Saludos y buenos vientos

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password