La Rolex Sydney Hobart está en marcha

Espectacular salida de la 74ª Rolex Sydney Hobart

La bahía de Sídney ha lucido sus mejores galas para acoger la salida de la Rolex Sydney Hobart por 74º año consecutivo. Cientos de barcos y decenas de miles de espectadores han rendido tributo a los 85 equipos participantes que navegan ya rumbo a la isla de Tasmania. El Comanche, ganador de la pasada edición en tiempo real, lidera la batalla de supermaxis por la gloria de llegar primero a Hobart.

Una perfecta jornada de verano austral ha iluminado el impresionante escenario de la bahía de Sídney, literalmente inundado por cientos de barcos de espectadores en el agua y miles de aficionados apostados por la costa para disfrutar de un espectáculo que se repite cada 26 de diciembre desde 1945. La salida de la 74ª Rolex Sydney Hobart reunió a 85 embarcaciones y más de mil regatistas dispuestos a enfrentarse al recorrido de 628 millas náuticas hacia Hobart, en la isla de Tasmania. Un viento de 10-12 nudos de componente nordeste empujó a la flota fuera de la bahía, encabezada inicialmente por el 100 pies Black Jack de Peter Harburg, ganador de la batalla psicológica por ser el primero en salir a mar abierto.

Salida de la Rolex Sydney Hobart © Carlo Borlenghi / Rolex

En cuanto la flota puso rumbo sur, el Comanche de Jim Cooney (que cuenta a bordo con el español Pablo Arrarte) se recuperaba de una modesta sexta posición en la baliza de salida de Sídney superando a todos sus rivales para liderar la carga hacia el temido Estrecho de Bass a velocidades por encima de los 30 nudos. El hongkonés Scallywag, uno de los cinco supermaxis de 100 pies de esta edición, quedaba fuera de combate a las tres horas de regata por problemas con su botalón.

Pese a que el ritmo impuesto por el pelotón supera el del inicio de la edición pasada en la que Comanche estableció un histórico récord de 1 día, 9 horas, 15 minutos y 24 segundos, la última previsión aleja la posibilidad de mejorar esa marca. El español Juan Vila (navegante del Wild Oats XI), el británico Simon Fisher (Comanche), y los australianos Andrew Cape (Infotrack) y Tom Addis (Black Jack) coincidían esta mañana en apuntar una previsión en el entorno de los dos días. La velocidad inicial dará paso a una serie de desafíos tácticos a medida que los barcos se aproximan al temido estrecho de Bass y al imprevisible río Derwent, un auténtico campo de minas en el tramo final a Hobart.

Comanche, Infotrack y Wild Otas XI © Carlo Borlenghi / Rolex

Al final, los 85 barcos desaparecieron del Heads, con el barco más pequeño de la flota, el Gun Runner de 30 pies del Army Sailing Club, patroneado por Reece Young, ostentando el honor de ser el último barco en dejar el puerto. Sin embargo, no estaba solo, ya que lo acompañaban cuatro o cinco barcos a escasas 4/5 esloras por delante.

De las 11 nacionalidades distintas, el Cookson 50 Privateer de Ronson O’Hanley, destacaba por ser la primera entrada húngara en la regata, al igual que el TP52 M3 Team Hungary patroneado por Roni Ormandlaki.

Los movimientos vistos hasta ahora, lleva a muchos a reconsiderar sus predicciones sobre la victoria absoluta en este año. El actual defensor del título, el TP52 Ichi Ban de Matt Allen sigue considerado como el favorito, desafiando a los 60 pies presentes en la regata. Sin embargo, pequeños barcos como el australiano de Victoria, Caprice 40 Chutzpah de Bruce Taylor navegan muy bien y muy rápido con vientos favorables. Un segundo victoriano, el RP51 Primitive Cool de John Newbold también está entre ellos.

En el otro extremo de la flota, el Gun Runner y Elan 43 Relish IV de LeeAnn Lynch, con el regatista con 49 ediciones Sydney-Hobart a sus espaldas, Bill Ratcliff a bordo, están casi parejos.

Los vientos medios del noreste continúan a lo largo de la costa de Nueva Gales del Sur, lo que significa que los súper maxis no pueden poner muchas millas de distancia con el grueso de la flota en este primer tramo de la regata.

Dos de los grandes se retiran.

A pesar de las benignas condiciones que está experimentando la flota de la Rolex Sydney Hobart, dos barcos ya han anunciado su abandono.

A las 3:25pm (hora local de Australia), el TP52 Zen, recientemente adquirido por Gordon Ketelbey, reportaba que sufría daños en el aparejo y que ponía proa a Wollongong abandonando la regata.

Un poco más tarde, a las 4.30 pm, el super maxi Sun Hung Kai Scallywag, propiedad de SH Lee y patroneado por David Witt, comunicaba la rotura de su bauprés, lo que les obligaba a abandonar la regata.

La flota ahora se reduce a 83 barcos, con 4 super maxis y 10 nacionalidades distintas.

Saludos y buenos vientos.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password