La Seguridad en la Náutica de Recreo… ¿Qué hacer antes de zarpar?

Continuamos con esta serie de interesantes artículos en los que abordamos lo que tenemos que hacer antes de zarpar. Hoy toca hablar sobre las radiocomunicaciones,  la documentación que hay que tener a bordo,  la planificación de la salida y la preparación de la tripulación, la consulta de las previsiones meteorológicas y sobre el más que recomendable check list final de comprobación.

EQUIPOS DE RADIOCOMUNICACIONES.

CUMPLIR LA NORMATIVA.

El “Reglamento por el que se regulan las radiocomunicaciones a bordo de buques civiles españoles” identifica los equipos que deben llevar las embarcaciones de recreo, según las zonas de navegación en las que están autorizados a navegar. Los equipos consisten en estaciones de radio fijas (en VHF y OM, con Llamada Selectiva Digital – LSD), Inmarsat, estaciones portátiles de VHF, terminales NAVTEX, radiobalizas (RLS – EPIRB), respondedores de radar (RESAR – SART), y sistema de posicionamiento por satélite (GPS). Cuanto mayor es la distancia de la costa a la que se puede navegar, más completos deben ser los equipamientos. Aunque una embarcación no precise determinados equipos, siempre es recomendable ir más allá de la normativa.

Debes de recordar que:

– Para tu equipo de radio deberás solicitar a la Dirección General de la Marina Mercante el número MMSI (*) y la correspondiente Licencia de Estación de Barco.

– La eficacia y rapidez de respuesta de los medios de salvamento dependen, en gran medida, de la correcta transmisión de una llamada de socorro.

– Es necesario saber emplear los equipos y conocer los procedimientos.

(*) Número de Identificación del Servicio Móvil Marítimo. (RLS- EPIRB)

EL SISTEMA MUNDIAL DE SOCORRO Y SEGURIDAD MARÍTIMOS (SMSSM).

El SMSSM emite llamadas de socorro de forma automatizada que llegan directamente a los Centros Coordinadores de Salvamento y Estaciones Radiocosteras, gracias al empleo de tecnología de radio digital y de enlaces por satélite.

PRINCIPALES MEDIOS EMPLEADOS POR EL SMSSM.

RADIOBALIZA DE LOCALIZACIÓN DE SINIESTROS.

El sistema internacional de satélites COSPAS-SARSAT y GEOSAR (estacionarios) capta las señales de emergencia emitidas por radiobalizas. Éstas son activadas de forma automática, al sumergirse en el agua, o bien de forma manual.

Las radiobalizas que emitían en 121,5 Mhz fueron dadas de baja en 2009 y todas emiten ya en la frecuencia de 406 Mhz. La razón es que las de 406 Mhz tienen más potencia e incluyen un código de identificación Único que personaliza la embarcación propietaria. Los modelos provistos de GPS (o bien conectados al GPS de la embarcación por infrarrojos), transmiten la exacta posición de la emergencia. Un satélite de la constelación capta la señal y la remite a estaciones terrestres, activando la respuesta.

material-de-seguridad-smssm

SALVAMENTO MARÍTIMO RESPONDE A TODAS LAS EMERGENCIAS PROCEDENTES DE UN RADIOBALIZA.

Radiobaliza-como-funcionaPara conseguir que la radiobaliza sea eficaz es importante:

– Registrar la radiobaliza en el momento de su adquisición, siguiendo los procedimientos reglamentarios para que la señal de emergencia incorpore la identificación de la embarcación.

– El modelo debe disponer de luz de destellos y una señal (acústica y/o luminosa) que indique su activación.

– Situar la radiobaliza y su alojamiento en un lugar despejado y protegido de la cubierta desde donde pueda ascender libremente a la superficie en caso de hundimiento (*). Nunca navegar con la radiobaliza guardada en el interior de un “armario”.

– Tratarla con cuidado y evitando los golpes.

– Respetar escrupulosamente los plazos de las revisiones (batería y zafa hidrostática).

– Comprobar el estado de la batería antes de zarpar.

– No manipular la radiobaliza sin motivo, para evitar su activación accidental.

– No intentar recargar o sustituir la batería por sus medios: debe hacerse por un servicio técnico autorizado

– Si se activa sin razón para ello, avisar urgentemente a Salvamento Marítimo para desactivar la operación de búsqueda.

(*) Es recomendable alejar la radiobaliza de radares, antenas de radio o altavoces, ya que puede activarse involuntariamente.

EL VHF.

RadioVHFFijaAdvansea_largeLa radio en VHF es el sistema de comunicación por radio habitual en la flota de recreo. En comparación con otras frecuencias (OC y OM), su alcance es relativamente corto y depende de las condiciones de propagación en la atmósfera. Como las ondas se propagan en línea recta, cualquier obstáculo puede detenerlas.

EL CANAL 16 DE VHF ESTÁ RESERVADO PARA SEGURIDAD Y LLAMADAS DE SOCORRO. NUNCA DEBE SER EMPLEADO PARA CONVERSAR.

En el SMSSM, el VHF utiliza la Llamada Selectiva Digital (LSD) por el Canal 70. Es un sistema automatizado para la transmisión de llamadas de socorro que garantiza su recepción por los servicios de salvamento marítimo (si están dentro del alcance del VHF Digital – 40 / 50 millas) y por otros buques y embarcaciones próximos.

La gran ventaja de pedir socorro con la LSD es que basta con pulsar un botón.

TODOS LOS MIEMBROS DE LA TRIPULACIÓN DEBEN SER CAPACES DE UTILIZAR EL VHF Y LA LLAMADA SELECTIVA DIGITAL (LSD).

RESPONDEDOR DE RADAR (RESAR – SART)

Una vez activado, de forma automática o manual, reacciona al recibir (ser interrogado) una señal radar en 9 Ghz, contestando con una señal de barrido o ráfaga para ser localizado. El RESAR es muy útil desde una balsa de supervivencia para guiar, rápida y exactamente, a los servicios de salvamento hasta nuestra posición.

¿EL TELÉFONO MÓVIL?

La telefonía móvil no está incluida en los procedimientos regulados internacionalmente, no es un sustituto de los equipos de radio y no debe reemplazar al VHF o la LSD para realizar una llamada de socorro. Las razones están bastante claras:

– No son fiables ni la cobertura ni el alcance en todo momento y circunstancia.

– Se puede llamar a tierra firme, pero no comunicar simultáneamente con embarcaciones próximas que nos prestarían rápido socorro. Algo que sí hace el VHF, pues realiza una llamada general recibida por todas las estaciones a su alcance, a bordo de buques o en tierra, que mantienen la escucha en los canales y frecuencias de socorro.

– Aunque contacte telefónicamente con Salvamento Marítimo, deberá informar de su posición exacta ya que no se puede saber desde qué punto está llamando. Por el contrario, al recibir una llamada de socorro por radio, el servicio de salvamento marítimo puede obtener automáticamente las coordenadas geográficas del lugar donde se encuentra.

No obstante, y a pesar de sus carencias, la telefonía móvil es un complemento interesante para la seguridad.

¿LLEVAMOS LA DOCUMENTACIÓN?

Antes de zarpar, comprueba que dispones a bordo de toda la documentación necesaria. Puede ser requerida en cualquier momento por las autoridades, tanto en puerto como durante la navegación (Servicio Marítimo de la Guardia Civil). A efectos de identificación, la matrícula (folio) y nombre de la embarcación pintados en el casco deben poder leerse sin dificultad.

A bordo debes llevar:

marcado CE– Certificado de Registro Español / Permiso de Navegabilidad.

– Certificado de Navegabilidad en vigor que garantiza haber superado la Inspección Técnica de Buques (ITB) en una entidad colaboradora de inspección (Real Decreto 1434/1999). En la página web del Ministerio de Fomento puedes consultar la lista autorizada de entidades colaboradoras.

– Si procede, placa en el casco del Marcado CE (Real Decreto 2127/2004), con Declaración de conformidad y Manual del propietario de la embarcación y del motor.

– Justificante del pago de la prima del seguro obligatorio de responsabilidad civil.

– Titulación oficial del patrón de la embarcación, no caducada y ajustada al tipo y zona de navegación.

– Documentación personal de los tripulantes.

– Documentación fiscal (*).

Recuerda que:

– La autoridad marítima puede sancionarte si careces de alguno de estos documentos o no dispones de la titulación adecuada a la zona y al tipo de embarcación.

– Por regla general, las compañías de seguros rehusarán cubrir los daños e indemnizaciones derivados de un accidente si, en el momento del mismo, quien gobernaba la embarcación carecía de la titulación adecuada o faltaba algún documento obligatorio.
– Igual problema puede surgir al solicitar al seguro que le sean compensados los costes de un remolque.

(*) El Servicio Marítimo de la Guardia Civil puede solicitarte documentación fiscal, como el justificante de haber abonado el IVA (Atención en las embarcaciones de segunda mano) o el Impuesto de Matriculación (Impuesto sobre determinados medios de transporte).

PLANIFICAR LA SALIDA.

carta

Zarpar es una decisión que requiere planificación. Aunque el objetivo sea dar un corto paseo a la vista del litoral, el accidente siempre es posible. Incluso puede sorprendernos más relajados y menos preparados que al organizar una larga travesía.

A bordo debes llevar:

– Conozca la capacidad de su depósito de combustible y el consumo medio por hora de navegación. Como medida de prudencia, lleva como mínimo un tercio más de combustible del previsto.

– Se realista ante las propias capacidades.

– Lleva tripulación suficiente para operar la embarcación sin contratiempos y sobre esfuerzos.

– No sobreestimes el rendimiento y la resistencia de la propia embarcación.

– Debes de conocer la verdadera capacidad de la tripulación y sus limitaciones.

– No esperes demasiado de la respuesta de invitados a bordo.

– Se pesimista al calcular la duración de la navegación. Tienes que contar con posible mal tiempo o con la fuerza de corrientes, vientos y mareas.

– Infórmate de las características o peligros de las aguas que vas a recorrer, puntos donde piensas fondear, refugios en la ruta o puertos de amarre.

– Lleva contigo una Tablas de Mareas, Cartografía detallada y Derroteros (libros Piloto).

– No admitas a bordo más tripulantes o invitados de los reglamentados. No sobrecargues la embarcación.

– Distribuye las cargas de forma que no afecten a la escora o estabilidad de la embarcación.

Planificar significa prevenir los riesgos a los que podemos enfrentarnos, saber utilizar los equipos de salvamento y seguridad; saber de antemano cómo debe actuarse ante cada posible emergencia; y conocer las capacidades de la tripulación e invitados.

INFORMARSE DE LA METEOROLOGÍA.

Antes de planificar la navegación es imprescindible valorar el riesgo climático. Las previsiones que ofrecen los Boletines meteorológicos son cada vez más fiables, sobre todo en el plazo de las siguientes 24 horas. Existen numerosos medios para recibir información Meteo. No dudes en suspender o aplazar una salida en caso de malas previsiones meteorológicas.

Familiarízate con los términos técnicos de los Boletines y su significado. Si planificas una larga travesía, estableze turnos entre la tripulación para escuchar por radio las emisiones Meteo a las horas indicadas. Para comprender los Boletines emitidos por otros servicios (Reino Unido, Francia, Portugal,…) aprende el vocabulario y la terminología utilizados.

PREPARAR A LA TRIPULACIÓN.

Antes de largar amarras, informa a la tripulación y/o invitados del plan de navegación, especialmente si están poco habituados a navegar. Deben tener una idea clara de los inconvenientes y riesgos que pueden aparecer, así como de la duración aproximada de la travesía.

– Asegúrate de que cada persona disponga de un chaleco salvavidas adaptado a su talla e informa sobre cómo colocarlo correctamente.

– Exije que lleven puesto el chaleco salvavidas de noche y con mal tiempo. Siempre es preferible que conserven el chaleco puesto durante toda la travesía (obligatorio para los que no saben nadar, quienes sufran alguna discapacidad y los menores).

– Informa a todos de la posición y uso de los extintores portátiles, así como de los medios pirotécnicos, la radiobaliza y la bomba de achique manual. Deberían saber localizarlos incluso en la oscuridad.

– Informa sobre el uso de la radio y explica claramente las reglas básicas para realizar una llamada de socorro por VHF o mediante la Llamada Selectiva Digital.

– Enseña a todos cómo activar manualmente la radiobaliza.

– Reparte las tareas a bordo para evitar confusiones en momentos de peligro.

– Infórmate del estado de salud de tus tripulantes e invitados, en cuanto a la necesidad de tomar medicamentos habituales, así como de su estado físico.

– Recomienda que no fumen a bordo e impide el consumo excesivo de alcohol durante la navegación.

– Comprueba que todos llevan la indumentaria adecuada para la travesía o el paseo, permaneciendo secos y abrigados.

– Tripulantes con frío y mojados reaccionan con lentitud y mal en una emergencia.

COMBATIR EL MAREO.

No tomes a broma el mareo. Además de fomentar la hipotermia y la deshidratación, puede llegar a invalidar por completo a quien lo padece.

– Ofrece medicamentos efectivos contra el mareo y no dudes en tomarlos, aunque no los necesites, para dar ejemplo.

– Invita a beber abundante agua y no permanecer con el estómago vacío (ingerir tostadas o pan).

– En caso de malestar extremo no dudes en desembarcar al afectado.

MENORES A BORDO.

La navegación de recreo es una actividad que proporciona salud y permite a los menores y adolescentes conocer y apreciar la naturaleza. Es una escuela de disciplina, organización, convivencia, solidaridad y estímulo de su personalidad. Pero los más pequeños necesitan de cuidados y atención especiales.

– Acompáñalos a visitar la embarcación y muéstrales cómo desplazarse por el puente, la bañera y la cubierta, lo que no deben tocar y dónde no deben ir o permanecer, especialmente en la proa y durante la navegación.

– Obligua a que lleven siempre puesto un chaleco salvavidas a su medida, perfectamente ajustado, incluso en puerto. Es muy recomendable que el chaleco disponga de cinchas a las piernas.

– Ténlos a la vista en todo momento y no dudes en asegurarlos con un arnés, por si escapan de la cabina o de la bañera.

– Los menores son sensibles a los golpes de calor y la insolación. Manténlos a la sombra y con un gorro.

– La navegación, sobre todo en embarcaciones a vela, es una fuente de golpes y pequeños accidentes. Identifica los lugares más conflictivos para ellos. Si duermen a bordo, asegura su litera con una malla para impedir su caída.

– Para mayor seguridad y evitar que caigan al agua, instala una malla o red a lo largo de toda la eslora de la embarcación, sujeta a los candeleros.

– Deebs de ser consciente de que navegar con menores representa un riesgo añadido y que deberás ajustar los rumbos, tiempos y velocidades a su presencia.

DEJAR AVISO EN TIERRA.

Una vez planificada y decidida la salida, deja en tierra noticia de tus intenciones: familiares, amigos, personas responsables del Club Náutico o del amarre, indicando:

– Descripción completa de la embarcación.
– Nombre y número de tripulantes.
– Hora de salida.
– Ruta prevista.
– Hora estimada de llegada a destino o de regreso a puerto.

Si decides alterar tus planes en el último momento, o modificarlos sobre la marcha, informa de los cambios para evitar preocupaciones o que se desate la alarma. No olvides avisar de tu regreso sin novedad.

ÚLTIMAS COMPROBACIONES DE SEGURIDAD ANTES DE LARGAR AMARRAS.

– Comprueba nuevamente el nivel de combustible necesario para la navegación.

– Si tienes que hacer consumo, observa las normas de seguridad habituales en toda estación de servicio (amarra bien la embarcación, apagua el motor y todo servicio eléctrico a bordo, no fumea, evita los derrames, no uses el teléfono móvil). Otras medidas de seguridad son: toda la tripulación en el muelle mientras se hace consumo, cerrar todos los portillos y escotillas, tocar el muelle con la boquilla de la manguera antes de acercarla a la embarcación (electricidad estática).

– Encienda la radio y haz una breve llamada de prueba (por ejemplo a la Capitanía del Puerto o al Club Náutico).

– No olvides retirar y estibar las defensas. Puedes perderlas.

– Sintoniza el Canal 16 VHF o el 70 (LSD) y mantenlo abierto durante toda la navegación. Si los tienes, conecta los altavoces en la bañera.

– Antes de arrancar el motor, abre la tapa de su alojamiento para evacuar una posible concentración de gases inflamables.

– Si utilizas una embarcación con motor fuera borda, asegúrate de arrancar en “punto muerto” y con toda la tripulación sentada y asegurada.

EL TIEMPO.

CENTROS DE SALVAMENTO MARÍTIMO (VHF)

Los centros de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima transmiten boletines meteorológicos marinos por esta banda en estos canales y horarios:

centros y boletines

ESTACIONES RADIOCOSTERAS (MF y VHF)

Todas las estaciones costeras de Onda Media y VHF emiten Boletines Meteorológicos por las frecuencias principales de trabajo de cada estación, previo anuncio en 2.182 kHz y en el canal 16. Se radian por todas las costeras de Onda Media y VHF, según el horario de estos cuadros:

estaciones radiocosteras

Nota OM: Todas las estaciones costeras disponen de las frecuencias de 2.187,5 kHz (LLSD) y 2.182 kHz (Telefonía).

Nota VHF: Todas las estaciones costeras disponen también de las frecuencias del canal 70 (LLSD) y el canal 16 (Telefonía).

El horario UTC corresponde al horario universal de Greenwich (dos horas más con el horario de verano en la península y una hora más con el horario de invierno).

RED NACIONAL DE CENTROS NAVTEX.

Este servicio internacional permite la difusión y recepción automática de información sobre seguridad marítima en los buques que disponen del equipo adecuado. Los centros NAVTEX de Salvamento Marítimo emiten boletines en inglés y español en estos horarios:
navtex
El horario UTC corresponde al horario universal de Greenwich (dos horas más con el horario de verano en la península y una hora más con el horario de invierno).

Enlaces de interés:

Agencia Estatal de Meteorología 
Meteo France 
Meteo Portugal 
Meteo Mar 
Meteo internacional 
Meteo internacional 

LISTA DE COMPROBACIÓN

Antes de salir al mar es conveniente comprobar…

– Predicción meteorológica?
– Equipo de navegación y gobierno (compás, corredera, timón y radar)?
– Combustible para el viaje y reserva?
– Equipos de comunicaciones (VHF-LSD)?
– Cartas náuticas de la zona?
– Equipo de propulsión (aceite, niveles, refrigeración, bocina, filtros, bujías)?
– Estanqueidad y sistemas de achique (válvulas de fondo, sentinas, inodoros, fregaderos, portillos, escotillas)?
– Estado de las baterías (nivel, carga, corrosiones, cargador, conexiones)?
– Estado tomas de corriente (estanqueidad, terminales)?
– Luces de navegación (estanqueidad, bombillas, casquillos)?
– Linternas y pilas de repuesto?
– Chaleco salvavidas para cada tripulante (en su caso, talla para niños) (comprobar: silbato, tiras, cintas reflectantes, nombre embarcación)?
– Arnés de seguridad?
– Estado del equipo de seguridad (balsas, bengalas, señales fumígenas, espejo de señales, aros)?
– Sistema contraincendios?
– Reflector radar, radiobaliza (406 Mhz)?
– Agua potable (en los tanques)?
– Plan de navegación (entregarlo/comunicarlo al Club Náutico)?
– Documentación del barco?
– Anclas y cabos (estiba, corrosiones, freno molinete)?

Es conveniente tener a bordo…

– Medios alternativos de propulsión?
– Herramientas, repuestos?
– Trajes térmicos?
– Botiquín, pastillas contra el mareo?
– Navajas, aparejos de pesca?
– Ropas de abrigo/impermeables?

Y además…

– Imparte normas de conducta a la tripulación para casos de emergencia
– Ten conectado el sistema de hombre al agua mientras navegas
– Respeta el uso del Canal 16 VHF y del Canal 70 de la LSC. Mantén escucha permanente en estos canales

En el siguiente artículo intentaremos explicar que hacer durante la navegación, porque, desde el momento en que largas amarras, eres el responsable de la seguridad a bordo de tu embarcación. También trataremos sobre como nos tenemos que enfrentar a las distintas emergencias que se nos pueden presentar. No olvides nunca que la navegación de recreo es una actividad placentera, no una competición ni un sufrimiento.

© Salvamento Marítimo.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password