Las etapas de la Volvo Ocean Race 2017 – 2018 a análisis: ETAPA 6: Hong Kong – Auckland

ETAPA 6: Hong Kong – Auckland. 6100 mn.
Salida: 7 de febrero de 2018

La etapa 6 es otra de las largas: tiene 6.100 millas. Empezará el 7 de febrero y llevará primero a la flota a través del mar del Sur de China a la punta norte de las Filipinas. Después, saldrán al Pacífico en un largo tramo hacia el sureste tratando de esquivar los numerosos archipiélagos de la Polinesia hasta llegar a Auckland.

Esta etapa también estará dominada estratégicamente por el tránsito de norte a sur por las zonas climáticas (el clima oceánico de la tierra presenta distintas bandas, que rodean horizontalmente el globo, y que van del ecuador a los Polos de forma simétrica). Y aunque Hong Kong es una parada nueva, no está lejos de Sanya, con lo que sería el equivalente a esa etapa de la anterior edición. Con lo que esta tiene la misma previa.

¿Qué tiene en guardia a los navegantes en esta etapa?

El Monzón del noreste: Al igual que acabó la etapa 4, la etapa 6 empezará con el monzón del noreste (un viento formado por el flujo en el sentido de las agujas del reloj alrededor de una alta presión estacional sobre Asia central). La diferencia está en que en lugar de navegar con el viento a favor, la flota deberá navegar de ceñida, contra el viento.

Esto es lo que dijo Sam Davies desde el Team SCA mientras ceñían contra el monzón en 2015. “Llevamos 24 horas seguidas fuera y finalmente conseguimos lo que vinimos a buscar: la vida al extremo. Ángulos de quilla extremos, humedad extrema, niveles de dificultad extremos en TODO lo que se hace a bordo…”. La primera parte de esta etapa es potencialmente brutal. Presenta las condiciones en las que los barcos se suelen rompen.

Más archipiélagos: Una vez superado el extremo norte de las Filipinas, los barcos engancharán los alisios del noreste (vientos de moderados a fuertes que soplan constantemente hacia el ecuador desde el noreste en el hemisferio norte). La ruta va ahora hacia el sureste, con lo que deberíamos tener varios días de navegación rápida. Los barcos volarán hacia el este de Papua Nueva Guinea y las islas Salomon, antes del largo estrecho a través del Pacífico Sur, pasando Vanuatu y las Fiji antes de llegar a la Ciudad de las Velas. Todos esos territorios pueden condicionar la táctica y la estrategia, dependiendo de lo cerca que se navegue de ellos.

Los Doldrums: Sí, los doldrums están de vuelta (una región de bajas presiones que se desarrolla en los océanos cerca del ecuador, famosa por sus tormentas, vientos ligeros y sus inesperadas rachas). En esta parte del Pacífico se extienden en un doble cinturón, separado por una banda de alisios del este.

De hecho, la secuencia más precisa de las zonas climáticas se produce encadenando los alisios del noreste-doldrums-alisios del este-doldrums y los alisios del sureste (dicho de forma muy resumida). Pero en el Atlántico, la zona de alisios del este entre los dos doldrums es prácticamente insignificante, por lo que el término doldrums ha acabado por significar la zona completa de vientos ligeros y cambios violentos en el clima que hay entre los alisios del noreste y los alisios del sureste.

Sin embargo, en el Pacífico, y especialmente en la ruta hacia Auckland, los alisios del este pueden estar bien formados, lo que significa que la flota puede tener que enfrentarse a una segunda zona de doldrums. Esta parte puede decidir fácilmente la etapa.

La carrera de los alisios: Una vez superados los doldrums, la vida se hace más fácil, al menos para los encargados de la estrategia. Si los alisios del sureste están bien entablados (soplan de forma consistente hacia el ecuador desde el sureste en el hemisferio sur), la flota navegará hasta la meta con la luz del sol resplandeciendo y grandes olas.

La alta presión del Pacífico Sur (una zona subtropical de alta presión, estable y semi estática situada entre los grados 30 y 38) se coloca habitualmente un buen rato hacia el este, cerca de Sudamérica, y después se queda en su lado oeste, con el viento viniendo desde el cuadrante este. Y teniendo en cuenta que Auckland está cerca de los 37 grados sur y cuenta con un clima subtropical, hay muchas posibilidades de que la flota se acerque al final con grandes condiciones, muy estables.

¿Y qué ha pasado históricamente en esta etapa?

En la edición de 2008-09, cuatro de los siete barcos que se enfrentaron al monzón del sureste tuvieron que parar para hacer reparaciones importantes; dos de ellos no completaron la etapa y uno acabó después de que se iniciara la siguiente etapa. Tremendo.

Y ese mismo año el Telefónica Azul y el PUMA se vieron obligados a hacer auténticas virguerías al tomar la decisión de cruzar Fiji en lugar de rodearlo, lo que originó el famoso correo electrónico de Ian Walker al Puma: “Muy bien, pero ¿estáis seguros de que podéis pasar por debajo del nuevo puente?”. No había ningún puente nuevo, pero Walker logró meterles un poco más de presión si cabe en una situación así.

Y por supuesto, el tramo final hacia Auckland bajando por la costa este de Nueva Zelanda ha visto muchos ‘match races’ a lo largo de los años. La batalla entre kiwis en la edición de 1989-90 fue legendaria, con el honor local en juego. El Steinlager de Peter Blake derrotó por muy poco al Fisher & Paykel de Grant Dalton, que fue arrasado por una tormenta de 40 nudos al final. Hasta el rabo todo es toro.

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password