Las etapas de la Volvo Ocean Race 2017 – 2018 a análisis: ETAPA 7: Auckland – Itajaí

ETAPA 7: Auckland – Itajaí. 7600 mn
Salida: 18 de marzo de 2018

Esta etapa es la que mejor ejemplifica lo que es la Volvo Ocean Race. El ganador se lleva la gloria y el doble de puntuación, además de estar en juego el punto de bonificación por pasar primero por Cabo de Hornos. Esta es la etapa que todos quieren ganar. Hay más mitos y leyendas acerca de ella que acerca de el Santo Grial.

¿Qué tiene de especial?

Con 7.600 millas náuticas, es la etapa más larga de la regata y casi todo su recorrido transcurre por el oceáno más duro y frío del mundo. La flota saldrá de Auckland el 18 de marzo y, una vez pasado el cabo del este de Nueva Zelanda, pondrán rumbo al Océano Sur. Una vez bajen lo suficiente al sur, virarán al este para coger las borrascas. Habrá muchísimo viento y olas enormes. E icebergs.

Una vez vez se sumerjan en la vasta extensión del océano, tendrán que negociar el legendario Cabo de Hornos, el punto en el que el Pacífico Sur golpea las costas de Sudamérica, para poner después rumbo norte pasando por las costas de Argentina, Uruguay y Brasil hasta llegar a Itajaí.

Principales obstáculos

La autopista del sur: La cuestión estratégica al inicio es exactamente la misma que vimos hacia el final de la Etapa 2 y al salir de Ciudad del Cabo en la Etapa 3. Las tormentas y las depresiones que circulan de oeste a este rodean la Antártida con apenas alguna isla de tamaño considerable que las pueda amortiguar un poco. Hay muchísimo viento en esta zona, y la principal estrategia para aproximarse a las borrascas es ir siempre hacia el sur hasta encontrar un sistema de bajas presiones que vaya hacia el este y navegar en su frente. Este movimiento es el que veremos en cuanto la flota salga de Auckland.

Si un cálido sistema de altas presiones domina la climatología de finales de verano en Nueva Zelanda, este tramo inicial hacia el sur de Aucland puede ser bastante lento, con vientos ligeros que caen con una enorme facilidad. Sin embargo, si entra una baja presión puede generar condiciones que pongan en peligro la integridad de los barcos.

Las borrascas: Una vez los barcos se meten en una de las bajas presiones que les llevarán a Cabo de Hornos, la vida se hace un poco más sencilla. Igual que en la Etapa 3, la clave para navegar rápido en esta parte es mantener el barco en la zona de vientos más fuertes de la borrasca, del centro al norte de la baja presión. Hay que evitar ir demasiado cerca del centro si la borrasca es poderosa, ya que los patrones no quieren poner en excesivo riesgo sus embarcaciones. Pero tampoco muy hacia el norte, ya que los vientos pierden fuerza y el barco podría bajar demasiado de velocidad y desaprovechar los efectos de la baja presión.

Sin embargo, el mayor error es quedar atrapado al sur del centro de la baja presión, donde los vientos del este hacen que la vida a bordo sea muy desagradable. Esta circunstancia es menos probable en los últimos tiempos porque el comité de regatas suele colocar límites al sur para mantener a la flota alejada de los hielos.

Momento Titanic: La Antártida deshiela más rápido que los Alpes en primavera, y gran parte del resultado de ese deshielo va hacia el norte, hacia la ruta que tienen que seguir los barcos. Chocar a alta velocidad contra un iceberg, sea grande o pequeño, sería un desastre para el barco y la tripulación, de ahí que el comité de regatas establezca unos límites pensados para alejar a la flota del hielo. Este límite es parte de la cuestión estratégica, ya que limita a la flota su capacidad de moverse con los sistemas meteorológicos.

Cabo de Hornos: Cabo de Hornos es una leyenda por sí mismo. Los sistemas de bajas presiones del Océano Sur rodean el planeta y se comprimen entre la punta de Sudamérica, la península antártica y la zona de aguas poco profundas que hay entre ambas, lo que genera uno de los mares más duros del mundo. Estadísticamente, aproximarse desde el norte suele ser más rápido.

La elección de las Malvinas: Una vez doblen Cabo de Hornos, la flota pone rumbo norte hacia unas aguas más cálidas, sin dejar nunca muy lejos al oeste a Sudámerica. Allí deberán lidiar con un clima mucho más impredecible. Por ejemplo, deberán decidir si pasar por dentro o por fuera de las Malvinas. Aquí hubo un legendario adelantamiento masivo en 1997-98, cuando los barcos que doblaron últimos Cabo de Hornos rodearon las Malvinas por el este y sobrepasaron a los primeros, que lo hicieron por el oeste.

La amenaza del Pampero: Si no había suficiente por lo que preocuparse, las tormentas del Océano Sur chocan con los Andes, lo que genera consecuencias como el Pampero, una tormenta que golpea duro con lluvia y truenos. Además, llega cuando la tripulación suele descansar creyéndose segura en el lado ‘seguro’ de Cabo de Hornos. Pregunten a Eric Newby, que relató el impacto de una de ellas en su clásico de la literatura náutica The Last Grain Race (La última regata del grano).

Esta es una etapa dura, probablemente la más dura. Reúne todos los ingredientes que caracterizan a esta regata. Quien gane la general, el primer barco que doble Cabo de Hornos y el primero que cruce la meta en Brasil se ganarán su propio lugar en la historia de la regata.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password