¿Los foils del futuro?

America´s Cup e IFS Foiling apuestan por el incremento de manga dinámica.

Cuando navegamos en modo foiling pasamos de navegar en 2D, apoyando el casco sobre la superficie del agua, a hacerlo en 3D, es decir, en vuelo y apoyados sólo sobre foils.  En ese momento, la eslora y la manga de flotación del barco ya no intervienen, ni en el asiento longitudinal del barco, ni en la estabilidad transversal, ya que ahora pasan a depender directamente de la configuración y ubicación de los foils que son los nuevos puntos de apoyo y sustentación del barco y que determinan la nueva eslora y manga dinámicas de éste. Por lo tanto, al pasar a foiling variarán las dimensiones físicas sobre las que el barco se asienta para evolucionar.

Por ejemplo, cuando un catamarán navega apoyado sobre sus cascos, su asiento longitudinal viene determinado por su eslora de flotación en conjunción con otros factores que determinan su paralelismo a la superficie del agua. Al pasar a modo vuelo, el asiento en flotación es sustituido por el asiento dinámico, que dependerá directamente de la ubicación de los foils sobre los que ahora el barco se apoya. Como los foils principales siempre se sitúan mucho más retrasados que las proas, prácticamente a mitad de barco, la nueva eslora dinámica se verá drásticamente reducida, dejando las proas en el aire sin apoyo y sin lift o sustentación, lo que generará una inestabilidad longitudinal que se verá acrecentada con vientos portantes, ya que el empuje vélico ejercerá una fuerza pivotante hacia proa que hará que el barco navegue con las proas “caídas” respecto a la horizontal, al no encontrar resistencia de sustentación en contra. Actualmente, este problema intenta paliarse mediante la acción de flaps y el ajuste de los ángulos de ataque de los foils, pero aún así, es habitual ver catamaranes navegando con asiento longitudinal negativo, es decir, navegando con las proas apuntando hacia abajo, lo que acrecienta el riesgo de clavadas de proa que restan velocidad y de los peligrosos vuelcos por avante o pitch pole que ponen en riesgo la integridad de la tripulación y del propio barco.

En cuanto al tema de la manga se refiere, como todos sabemos, cuanto mayor es la manga de un barco, mayor es su resistencia a la escora, y en foiling esto no es una excepción. Cuanto mayor sea la distancia de separación entre el foil o punto de sustentación de sotavento y el centro de peso del barco, mayor será la fuerza adrizante, por lo que la manga dinámica o separación transversal entre foils principales influirá directamente en la reducción de escora favoreciendo al mismo tiempo la posibilidad de un aumento significativo de la superficie vélica para conseguir mayores prestaciones. Al mismo tiempo y como es lógico, se conseguirá también una mayor estabilidad transversal que favorecerá un vuelo más seguro y confortable.

Durante los últimos tres años, en IFS hemos estado trabajando sobre este concepto, hasta desarrollar y patentar el pasado año el sistema IFS o Increased Foiling System, un sistema que proporciona un incremento de eslora dinámica de hasta más del 50% de la eslora del casco, y un incremento de la manga dinámica de hasta más del 250% de la manga del barco, lo que esperamos que se traduzca en una mayor seguridad, estabilidad 3D y prestaciones, con velocidades superiores a las habituales.

El anuncio hace unos meses de los equipos de diseño de Emirates Team New Zealand y Luna Rossa apostando para la America´s Cup 2021 por un concepto de aumento de manga dinámica para incremento del momento adrizante con unas expectativas de velocidad superiores a ediciones anteriores, ha sido muy bien recibido en IFS Foiling, ya que para nosotros se trata de la confirmación de que nuestro trabajo de los últimos años parece haber ido dirigido en la dirección correcta.

En la actualidad, en IFS estamos en proceso de fabricación de un pequeño e innovador y minifoiler, el Mothquito, diseñado especificamente y desde un principio para foiling con la integración del sistema IFS, que estar destinado a navegación en aguas costeras cuenta con una original carena de alto rendimiento que apuesta por la transición a modo vuelo mediante planeo, al más puro estilo windsurf, y que con proas planas apuesta también por el rebote sin pérdida de velocidad, frente a las ya conocidas clavadas de proas que paran el barco. Por tanto, se trata de un barco radical diseñado al servicio de su objetivo principal, es decir al foiling, y no un barco de diseño pensado para navegación 2D al que se implementa un sistema de foils.

El foiling abre todo un nuevo campo de exploración que puede determinar el futuro de la vela y los conceptos, sistemas y diseños deberán evolucionar para ajustarse a las leyes de la física que ahora marcan las nuevas pautas. Por eso, en IFS Foiling aplaudimos el nuevo sistema de foils de America´s Cup, ya que pensamos que es un concepto muy prometedor.

Ya hemos empezado a ver algunos otros monotipos de éxito, diseñados con la misma filosofía, como los SuperFoilers, que con un diseño especifico al servicio del foiling y de su configuración de foils, están consiguiendo velocidades espectaculares gracias también a su generosa manga dinámica que les proporciona un alto momento adrizante.

Esperamos con ilusión y expectación las primeras pruebas de mar del Mothquito antes de verano de este mismo año para poder seguir informando. Pero lo que es indudable, independientemente a nuestro particular proyecto, es que llegan tiempos apasionantes en los que los foils podrían llegar a ser a la navegación como lo fue la rueda al transporte.  La revolución está servida.

Saludos y buenos vientos

0 Comentarios

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password