Maxi Edmond de Rothschild: Objetivo Trofeo Julio Verne

El Maxi Edmond de Rothschild a 40 días del inicio del stand-by

Esta cifra ha estado en la mente de todos durante muchos meses; 40 días (23 horas y 30 minutos), es el tiempo exacto a batir si la tripulación del Maxi Edmond de Rothschild quiere derrocar a Francis Joyon y su IDEC Sport, los actuales poseedores del récord. También es el tiempo que le queda al equipo de Gitana antes de que comience oficialmente a prepararse para su primer intento para el Trofeo Jules Verne. De hecho, a partir del 1 de noviembre, todos se enfrentarán al desafío del récord mundial a vela, al que los patrones de la última incorporación a la flota Gitana describen simplemente como ¡la vuelta al mundo absoluta! Sin embargo, esta misma fecha presagiará el inicio de una nueva ‘carrera’ para descubrir la mejor ventana meteorológica para salir lo más rápido posible de la costa bretona y del Atlántico Norte. Mientras tanto, fiel a su estilo, Franck Cammas, Charles Caudrelier y su equipo se están entrenando incansablemente para el gran día y aprovechando al máximo las condiciones otoñales actuales para poner a prueba en el océano a su gigante de 32 metros de eslora.

“¡El Trofeo Jules Verne es un marcador técnico de nuestro tiempo! El hecho de que la regla sea abierta significa que podemos zarpar con el mejor barco que el ser humano sea capaz de crear”, explica Franck Cammas. A los ojos del equipo de Gitana, ¡ese barco hoy es el Maxi Edmond de Rothschild! Si bien el gigante de las cinco flechas ya está en su cuarta temporada y ha mejorado su rendimiento una vez más después de su reacondicionamiento invernal, parece el momento adecuado para que zarpe en su primera vuelta al mundo.

Botado en 2017, el Gitana 17 abrió el camino a una nueva generación de maxi-trimaranes. Con el lema “con el objetivo de volar alrededor del mundo”, el diseño de Verdier, creado y diseñado para la navegación oceánica, realmente estaba marcando el tono de sus navegaciones iniciales. El ajuste fino y el conocimiento marcaron los primeros años de navegación de esta increíble máquina, ya que, naturalmente, se necesita tiempo para liderar un avance tecnológico. Sin embargo, con el apoyo de Ariane y Benjamin de Rothschild, el equipo ha sabido tomar el toro por los cuernos y superar todas las dificultades.

© Y.Riou / polaRYSE / Gitana S.A

“La Brest Atlantiques fue una curva de aprendizaje muy empinada y logramos aprovechar al máximo el reacondicionamiento de invierno, que desafortunadamente fue más largo de lo planeado, para continuar con nuestras optimizaciones en la plataforma y los sistemas. No hay ningún cambio particularmente espectacular a bordo del barco, pero en esta fase de la actuación, son las pequeñas cosas las que crean grandes avances. ¡Ahora, nuestras ganancias en velocidad son realmente considerables! Se siente como si el barco es realmente bueno. De hecho, volar trae consigo la seguridad, a pesar de que navegamos constantemente a velocidades muy altas. En el modo ‘récord’, también nos beneficiamos de nuestro primer bucle de servo, que es un activo incuestionable. Por último, hemos puesto especial énfasis en la aerodinámica con la incorporación de nuevos carenados alrededor de la botavara, la cabina y también los trampolines delanteros”, explica Charles Caudrelier.

Todos los ingredientes para una vuelta al mundo exitosa

40 días, 23 horas y 30 minutos … Francis Joyon y su equipo se han aferrado a este increíble trofeo desde 2017, reduciendo a la mitad el tiempo de referencia del primer Trofeo Jules Verne, establecido en el año 1993. Sin embargo, esta fabulosa actuación simplemente se suma al atractivo de este legendario récord, provocando envidia en el proceso. Conscientes de las proporciones épicas del récord que se están preparando para batir, los marineros que componen el equipo Gitana no pueden ocultar su alegría ante la perspectiva de lograr hacer un tiempo por debajo de los 40 días.

El récord actual es un monumento y la actuación lograda por Francis Joyon y sus hombres realmente no es fácil de superar, ¡pero eso es lo que hace que el desafío sea tan emocionante! Sabemos que tenemos que superar los límites de forma individual para lograr una actuación colectiva. En nuestro intento, hay muchos elementos que deben unirse. ¡De algunos si tenemos el control, pero de otros no tanto!”

“Podemos resumir los ingredientes clave necesarios para batir el récord en tres pasos principales. Yo diría que el primero se relaciona con el rendimiento del barco, el segundo es la confiabilidad y el tercero es la meteorología. En lo que respecta al Maxi, hemos alcanzado el nivel que nos habíamos marcado, lo cual es bueno. En términos de fiabilidad, el equipo ha trabajado mucho en esta área y ahora dependerá de nosotros intentar encontrar el equilibrio y, como resultado, gestionar el barco en el transcurso de un largo desafío. La meteo puede ser el aspecto más aleatorio de esta historia. En 2017, Francis consiguió grandes beneficios de una ventana climática increíble, la cual realmente lograron aprovechar al máximo. Durante mi campaña del Trofeo con el Groupama 3 en el 2010, no tuvimos una buena meteorología y eso sigue siendo frustrante, incluso hoy en día, a pesar de que mejoramos el tiempo récord”, recuerda Franck Cammas.

Para el análisis y la estrategia meteorológica, la tripulación del Maxi Edmond de Rothschild podrá contar con la gran experiencia de Marcel van Triest; es el séptimo hombre a bordo. El router holandés tiene todas las cartas en la mano. No solo está completamente familiarizado con la pareja de patrones al timón del Maxi Edmond de Rothschild, ya que logró brindarles un excelente apoyo durante su primera gran victoria a bordo del Gitana 17, sino que el recorrido del Trofeo Jules Verne ya no tiene secretos para él y también es el poseedor del actual récord con los hombres en IDEC Sport.

El factor humano en el corazón del Trofeo Julio Verne

Muy temprano, la pareja Cammas / Caudrelier decidió formar un equipo de cuatro navegantes, un grupo similar al que reunió Francis Joyon en 2017 durante su intento victorioso.

Hoy en día, este grupo está prácticamente completo, a falta de un nombre. Al final de la última sesión de navegación oceánica que durará varios días, el patrón del Maxi Edmond de Rothschild anunciará su elección final. De esta manera, el anuncio de la tripulación completa tendrá lugar a principios de octubre, todo más tardar.

“La vuelta al mundo no es poca cosa y hay una dimensión humana muy importante. El hecho de que seamos uno de los primeros de esta generación de hidroaviones en asumir este récord añade inevitablemente un sentido de aventura a nuestra historia”, admite Charles Caudrelier.

Bien versado en tripulaciones de vuelta al mundo, en particular con dos victorias en su haber en la Volvo Ocean Race, el patrón, sin embargo, zarpará en su primer Trofeo Jules Verne, como es el caso de Morgan Lagravière y David Boileau. Lagravière es conocido y reconocido por su increíble tacto del timón y su perspicacia para conseguir que un barco avance rápidamente. Boileau es uno de los pilares del Gitana Team, del que forma parte desde hace más de diez años. Es el hombre fuerte de la tripulación y como técnico extraordinario, es el capitán del barco. Aunque provienen de orígenes muy diferentes, los dos navegantes tienen una serie de cosas en común: ambos comparten la pasión por cualquier cosa que vuele, ambos estarán de guardia juntos en todo el mundo y disputarán su propio primer Trofeo Julio Verne. ¡Aquí tenemos a los novatos del barco presentados a través de esta rápida comparación de perfiles!

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password