Maxi80 Prince de Bretagne.- Adrizamiento completado.

Adrizamiento del Maxi80 Prince de Bretagne
Después de 12 horas de trabajos, el skipper Lionel Lemonchois y su equipo técnico ayudado por la tripulación del remolcador brasileño consiguieron darle la vuelta al trimarán el cual se encontraba volcado a unas 800 millas de la costa brasileña desde hace diez días.
Hoy, dos horas antes de salir el sol el equipo hizo un extraño descubrimiento: un mercante de bandera rusa se había aproximado al barco permaneciendo parado a menos de ¼ de milla. Los intentos de contactar con el mercante vía VHF no resultaron, lo que nos hacía sospechar que era un barco pirata ya que claramente intentó posicionarse entre el remolcador y el trimarán. Menos mal que al final el mercante marchó. “No quiero pensar lo que podría haber sucedido si ocurriese si este incidente ocurriese cuando estaba solo a bordo del trimarán” comentó Lemonchois.

Esquema de los trabajos de adrizamiento © DR

“Siguiendo los consejos del estudio de arquitectura naval Van Peteghem Lauriot Prévost (VPLP), el equipo inició la operación de adrizamiento del trimarán al amanecer. El primer intento falló pues la pieza en que se sujetaron las cinco toneladas de cadena se partió. En el segundo intento la operación se desarrolló según lo previsto. El flotador colocado bajo el casco central  comenzó a hincharse lentamente alrededor de la bañera, haciendo que el barco fuera adrizándose suavemente y sin movimientos bruscos”, explicó Lemonchois.

A última hora del día el trimarán ya estaba amarrado al remolcador, después de que el equipo achicara el agua del flotador de estribor y de la cabina central. “Fue una operación muy física debido a las elevadas temperaturas que había… la cabina parecía una verdadera sauna”, comentaba Fred Le Peutrec, jefe del equipo técnico, comentando que los demás miembros del equipo realizaron un checking completo de la plataforma antes de amarrar el trimarán al remolcador con cabos de 200 metros de longitud.

En estos momentos, el remolcador avanza a 6 nudos en dirección a Rio de Janeiro; el comandante del remolcador calcula que tardarán unos cinco días en llegar a puerto contando con las buenas previsiones meteorológicas con vientos de entre 15 y 20 nudos y mar en calma.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password