NY-BCN.- Cuando menos te lo esperas……

Mientras los tripulantes esperaban el amanecer para reinstalar la pala de timón de babor dañada ayer, una ola hizo que el velero se fuera de arribada y se tumbara.

Los regatistas lograron adrizar el barco y se encuentran en buen estado físico, a pesar de acusar el golpe moral ya que alcanzar ahora al Estrella Damm se les pone más difícil.

La madrugada le ha jugado una mala pasada al W Hotels. Mientras los tres tripulantes aguardaban el amanecer para reinstalar el timón de babor dañado ayer, un golpe de mar desestabilizó el barco. La única pala de timón en funcionamiento en ese instante, la de sotavento, perdió sustentación. El desequilibrio provocó una violenta arribada que tumbó el velero.

En un mail enviado a las seis de esta mañana Pachi Rivero relata los dos incidentes sufridos por el W Hotels: “Esta mañana una ola ha barrido el timón de barlovento. Ahí no acaba todo porque cuando lo desmontamos y lo estábamos arreglando, casi terminando, el timón de sotavento en una ola hizo vacío, perdió sustentación y el barco se fue solo de arribada sin poder nosotros hacer nada… Estuvimos mucho tiempo tumbados con un solo timón y encima el timón roto de por medio recién reparado pero sin secar. Pusimos el barco derecho y cuando lo ves como queda da una pena….. Tendríais que ver la reparación que Toño le había hecho al timón, ya le gustaría a más de un astillero hacerlo igual que él.”

Los tres tripulantes no han terminado de evaluar los alcances materiales de estos incidentes. Todos se encuentran en buen estado físico, aunque estos percances han calado en su moral, ya que ven que dar caza al Estrella Damm y establecer el récord se les pone difícil.

En un mail posterior el propio Pachi Rivero ya parecía mejor de ánimo: “Ha sido un bajón de moral importante en la tripulación, pero de salud estamos bien. Nos sentimos muy seguros. Vamos lentos, pero vamos. Todo depende de cómo quede la reparación”.

Por su parte Antoine Mermod, director técnico de la Escudería de la Fundació Navegació Oceánica Barcelona, abundaba en las conclusiones de Rivero y señalaba: “La reparación del timón de babor funciona bien, entonces serán capaces de terminar el recorrido y llegar a Barcelona. Quizás pierdan tiempo respecto al Estrella Damm, pero sabemos que en el Mediterráneo todo puede pasar. Si la reparación no funciona posiblemente tengan que parar para repararlo. Eso lo sabremos en las próximas horas“.

A las diez de la mañana el W Hotels se encontraba a poco más de 100 millas del Estrella Damm. El barco de Alex Pella, Pepe Ribes y Stan Schreyer sin novedades que señalar a bordo, navegaba a 17 nudos alejándose del centro de la borrasca que les ha afectado durante los últimas dos días y con rumbo directo a Gibraltar, lugar del que lo separaban 400 millas.

Más info aquí

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password