Reacondicionamiento del Safran tras la Nueva York – Vendée.

El equipo de tierra trabajará en la laminación del casco y en la mejora de la ergonomía para hacer el barco más habitable.

Después de llegar a Concarneau el pasado día 15 de junio, el monocasco Safran fue directamente al astillero. El equipo de tierra del Safran no perdió el tiempo y, a la mañana siguiente, el monocasco fue desarbolado antes de ser levantado la grúa y colocado en su cuna, listo para el trabajo de configurar el barco para la Vendée Globe.

Stan Delbarre © Jean Marie Liot/DPPI
Stan Delbarre © Jean Marie Liot/DPPI

La Transat Nueva York – Vendée fue el primer objetivo del 2016. El 9º puesto de Morgan Lagravière después de su parada técnica en Newport, valida todo el trabajo de preparación del barco realizado por el equipo de tierra. El objetivo ahora es subir un nivel más para la Vendée Globe. Stan Delbarre, el gerente del barco y  hombre responsable de la coordinación técnica, sabe que esta parte del proyecto es crucial: «Decidimos sacar inmediatamente el barco fuera del agua con el fin poder trabajar en él tan pronto como fuera posible tras la The New York – Vendée», dijo. «La regata, pero también el viaje de regreso desde los Estados Unidos hasta Concarneau, nos han permitido identificar con mucha mayor precisión las áreas donde tenemos que trabajar».

El punto número uno en la lista de trabajos es la reparación de la caja del foil que se dañó al día siguiente de la salida de la regata tras una colisión con un OFNI. «Vamos a analizar cómo se deformó la pieza antes de comenzar su reparación», dijo Delbarre. «Es posible que las dos cajas de los foils tengan que ser reforzadas».

Un trabajo donde intervienen muchos oficios.

El primer paso fue la elevación del barco con una grúa, la retirada de la quilla (una operación compleja cuando trabajas con una pieza de 4 metros) y, a continuación, la colocación del barco en una cuna adecuada para que los equipos técnicos puedan trabajar cómodamente y con confianza. «Hay muchos y diferentes oficios involucrados», dijo Delbarre. «El trabajo más importante será sobre la laminación del casco lo que implica vaciar y limpiar completamente el interior del barco. También necesitamos comprobar todos los componentes electrónicos, eléctricos y el motor. Y por último, junto con Morgan y Bilou [Roland Jourdain], estamos mirando cómo mejorar la ergonomía». El objetivo: tener un barco que sea a la vez muy fiable y con el rendimiento más alto posible.

De vuelta en el agua antes de finales de julio.

Para Stan Delbarre el objetivo está claro: «Al haber comenzado ya con los trabajos de reacondicionamiento, calculo que podemos tener el barco de vuelta en el agua antes de finales de julio. Para ahorrar algo de tiempo, hemos reforzado el equipo de laminación, mientras que el equipo técnico se encargará de las tareas pendientes, los controles y las mejoras marginales. La estructura general está perfecta. Vamos a mejorar especialmente la ergonomía para hacer que el barco sea más habitable». Pero el trabajo no se detendrá cuando el barco regrese al agua. «Hay cosas que no se pueden hacer más fiables si no hacen las oportunas pruebas de mar, como por ejemplo, los pilotos automáticos ya que necesitan muchas horas de desarrollo». Finalmente, se espera que el Safran sea equipado con nuevos foils que serán más eficientes y, lo más importante, más versátiles que los de la primera generación.

Lo más importante para Delbarre es que «el rendimiento de Morgan contra Yann Elies y Jean-Pierre Dick demuestra que hemos pasado el punto de los problemas iniciales de desarrollo del barco. Lo que ahora necesitamos es  que Morgan tiene el mayor tiempo posible de navegación».

Saludos y buenos vientos

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password