Route du Rhum – Destination Guadalupe: Francis Joyon listo para su séptimo intento.

Al cazador de récords en solitario y con tripulación, le gusta la idea de regresar a una regata de flota en su lugar favorito donde se siente como en casa, en el Atlántico Norte entre Francia y las Antillas.

1990, 1994, 1998, 2002, 2010, 2014 y 2018… Francis Joyon es, aparte de Loick Peyron y sus ocho intentos,  el navegante más experimentado de la regata entre Saint-Malo y Pointe-à-Pitre. Aunque nunca la ha ganado – su mejor resultado ha sido el de subcampeón en el 2010 – Francis siempre ha destacado por su empuje del barco hasta los límites y por su siempre audaz elección de la ruta, haciendo honor a su reputación de navegante extremo. Sus participaciones en la Route du Rhum nunca son aburridas y siempre tienen ese toque de estilo personal. Entonces la pregunta a hacerse es, ¿qué sucederá en este, su séptimo intento? ¿Qué podrá hacer el titular del Trofeo Jules Verne contra sus competidores que han dado grandes pasos hacia una nueva dimensión tecnológica? ¿Qué emocionante historia escribirá al timón de su trimarán gigante IDEC SPORT en esta ocasión el navegante que en su larga y dilatada carrera ha tenido en su poder todos los principales récords de la vela oceánica?

Francis Joyon © FJ Launay

Desde su primer intento en la Route du Rhum en 1990, Francis Joyon, que entonces tenía solo 34 años, hizo soñar a todo el mundo cuando le cortó tres metros al casco de su rompecabezas de catamarán a tan solo unos días para la salida. Su barco, construido a mano, estaba ensamblado con partes que fue encontrando tiradas aquí y allá. Francis llegó a Pointe-à-Pitre después de una serie de obstáculos técnicos y reparaciones que fue resolviendo con lo que tenía a mano, al más puro estilo MacGyver. Los años de ORMA con los ultra ligeros trimaranes de 60 pies con muchas velas aún no lo verían triunfar entre Bretaña y Guadalupe, a diferencia del triunfo conseguido en la regata transatlántica de Plymouth, tal vez una regata más ruda y más adecuada para los métodos de Joyon. Francis lo hizo bien en 1996 (a pesar de haber volcado cuando galopaba al frente de la flota) y en el 2000 cuando triunfó en el Atlántico Norte.

Los vuelcos estuvieron a la orden del día en 2002 cuando seis de los dieciocho trimaranes fueron eliminados. Francis estaba entre ellos y después de sufrir durante dos días los embates de una tormenta espeluznantes, tuvo que pasar casi cinco días dentro de la cabina inundada de su trimarán que estaba con la quilla al sol y que él, obstinadamente, se negó a abandonar. Rutas extremas, cruces épicos en embarcaciones  muy poco seguras, desastres, pero no todo fue tan epopéyico, como lo atestigua el excelente segundo puesto en 2010 detrás del imparable Groupama 3, barco que al final se convirtió en el IDEC SPORT. Francis lo ha visto todo en la Route du Rhum. Pero regresa de nuevo, sigue siendo un luchador dispuesto a mostrar lo que puede hacer y a resistir, una vez más, las últimas tendencias de la alta tecnología al mismo tiempo que observa todo desde lejos como un entusiasta artesano tras todos sus éxitos en los océanos del mundo. En medio de los barcos voladores, el IDEC SPORT según su patrón, “revoloteará” buscando las condiciones climáticas favorables. A bordo de su barco diseñado por VPLP en el 2006, Francis estará ayudado en este desafío por una unidad meteorológica que coincide con su forma de trabajar y que incluye a Christian Dumard y a Gwénolé Gahinet.

“Quiero hacer una buena regata”. Simple y conciso, Francis está pensando más en el placer de navegar su magnífico barco. Al cazador de récords en solitario y con tripulación, le gusta la idea de regresar a una regata de flota en su lugar favorito donde se siente como en casa, en el Atlántico Norte entre Francia y las Antillas. “En los últimos meses, hemos trabajado mucho en el barco y ahora se siente excelente. Mi equipo y yo aplicamos la misma idea de reducir al mínimo las cosas, lo que creo que es esencial para manejar un barco así y limitar los riesgos de daños. Hemos avanzado mucho en el ajuste de la incidencia de los foils. IDEC SPORT todavía tiene su maravillosa habilidad para resistir las condiciones adversas del mar  y ha ganado algo de velocidad en algunos ángulos de navegación, gracias también a la llegada de algunas velas nuevas. En cuanto a mí, estoy listo para presionarlo para que de lo mejor de sí a lo largo de las 3542 millas del recorrido”.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password