Salida inminente del Maxi Edmond de Rothschild en el Trofeo Jules Verne

Esta tarde, los pantalanes de La Base, en Lorient, eran un hervidero. Después de un escaneo final de los mapas y modelos meteorológicos, el equipo de Gitana tomaba esta mañana la decisión de cambiar al código verde y zarpar una vez más en la búsqueda del Trofeo Jules Verne. A pesar del clima invernal, este sábado 9 de enero hubo un generoso sol bretón y la emoción fue palpable, tal y como se refleja en la mirada de los seis regatistas pocas horas antes de emprender este intento de conseguir el mítico récord mundial a vela. Las multitudes salieron en masa para darles la despedida que se merecen.

© Yvan Zedda / Gitana S.A

Después de dos meses en espera, interrumpidos por un primer intento que se vio frustrado después de que el barco chocara con un OFNI (Objeto Flotante No Identificado) y varias posibles ventanas climáticas que finalmente no funcionaron como le hubiera gustado al equipo, todo el sistema está listo ahora para los dos capitanes, Franck Cammas y Charles Caudrelier, y sus cuatro tripulantes. Pero la realidad es que todo el mundo está ansioso por zarpar y totalmente comprometido con una rápida circunnavegación del mundo a bordo del Maxi Edmond de Rothschild, el primer gigante diseñado para los vuelos oceánicos. El desafío es extraordinario, porque el listón se ha puesto muy alto gracias a un tiempo de referencia a batir de 40 días, 23 horas y 30 minutos, establecido en enero de 2017 Francis Joyon y su tripulación del Idec Sport. Entre las 23:00 UTC de esta noche y las 03:00 UTC de mañana, los hombres del equipo Gitana estarán listos para cruzar la línea de salida, frente a la costa de Ushant, y poner en marcha el cronómetro para su carrera alrededor del mundo.

El arte de la salida

© Yvan Zedda / Gitana S.A

Después de una última sesión informativa sobre la meteorología en la costa y a través de un enlace remoto con Marcel van Triest, router y séptimo hombre, los seis marineros de la escudería de regatas de las cinco flechas se dirigieron, poco después de las 14:00 UTC, al trimarán de 32 metros, ansiosos por comenzar la navegación en busca del título del velero más rápido del mundo. Elegir el día y la hora de salida en relación con las previsiones meteorológicas descifradas y analizadas con precisión quirúrgica es un arte bastante especial, propio del Trofeo Jules Verne. Con respecto a este pequeño juego, que implica seleccionar la mejor ventana de lanzamiento, la tripulación del Maxi Edmond de Rothschild ha estado impaciente por ponerse en marcha, pero ha aprendido a aguantar el retraso.

© E.Stichelbaut / polaRYSE / Gitana S.A

Sin embargo, ha llegado el momento y con una secuencia meteorológica clara en todo el Atlántico, finalmente están en la parrilla de salida y listos para zarpar en esta furiosa carrera contrarreloj. “Partimos justo al comienzo del modo de espera, pero sabíamos que la situación no era ideal. Desde nuestro regreso, hemos visto y observado seis ventanas, que finalmente se cerraron. Como tal, estamos especialmente contentos de apostar ahora con una configuración meteorológica que, aunque todavía un poco incierta en cuanto a los sistemas de bajas presiones en el hemisferio sur, nos brinda una gran oportunidad”, explica Franck Cammas.

Menos de 12 días hasta el Océano Austral

© E.Stichelbaut / polaRYSE / Gitana S.A

“Nos propusimos llegar al ecuador en menos de 5 días y en 11 días y medio hasta el cabo Agulhas, en la puerta de entrada al Océano Índico. Eso es justo lo que tenemos aquí, al menos de acuerdo con la ruta. La situación aún no está del todo cerrada para el Atlántico Sur, pero es una buena ventana, quizás la mejor que hemos tenido desde el inicio de nuestro stand-by”, admite Charles Caudrelier, con su mirada perdida en el horizonte. “Para tener la oportunidad de mejorar el tiempo establecido por Francis Joyon, quien se benefició de una secuencia climática de ensueño para atravesar el Océano Índico y la mitad del Pacífico en el borde de ataque de un sistema de baja presión con una velocidad constante de 35-38 nudos, creemos que debemos tener una ventaja de unos dos días antes de comenzar a navegar por el Océano Austral. Para nosotros, aprovechar la versatilidad y el potencial de velocidad del Maxi Edmond de Rothschild gracias a sus foils y apéndices podría marcar la diferencia en las fases de transición durante el descenso y ascenso del Atlántico”, añade.

© Yvan Zedda / Gitana S.A

“Circunnavegar el mundo adoptando la ruta más rápida posible en un recorrido libre, sin restricciones a nivel técnico o humano, es toda una hazaña. De hecho, aunque parezca simple, en realidad es extremadamente complejo, sobre todo en cuanto a la estrategia”, subraya Franck Cammas, que ya se ha hecho con este fabuloso récord y sabe que cada vez es más difícil de superar. Su momento llegó en el 2010 junto con otros nueve miembros de la tripulación y realizó la vuelta al mundo en menos de 50 días (48 días, 7 horas y 44 minutos). Once años después, con su espíritu competitivo más afilado que nunca, vuelve a este viaje planetario que, con su concepto de sencillez y pureza ejemplar, se sitúa entre las cumbres más altas de la navegación. “A lo largo de los años, el Trofeo Jules Verne ha cambiado mucho como desafío ya que hoy en día se trata de navegar ocho días más rápido que hace diez años. Con el equipo de Gitana, nuestro momento es el adecuado para competir contra el reloj asumiendo el desafío de volar en alta mar tanto como sea posible, así que ¿por qué no asegurar un tiempo histórico y legendario de menos de 40 días en el proceso, una barrera que ha de caer algún día”, añade este todoterreno, recientemente elegido Marinero de la Década 2010/2020 por la Federación Francesa de Vela (FFV). “Es un desafío para el que en el Gitana Team nos hemos preparado a conciencia y es muy emocionante. Sin embargo, sigue siendo muy difícil de lograr, por lo que es emocionante poder intentarlo”.

En la línea de salida en las primeras horas de mañana domingo

© E.Stichelbaut / polaRYSE / Gitana S.A

Fue a las 15:00 UTC cuando Franck Cammas, Charles Caudrelier, Morgan Lagravière, Erwan Israël, Yann Riou y David Boileau, escoltados por los miembros del equipo y aclamados por sus familiares y amigos, soltaron amarras del Maxi Edmond de Rothschild. A bordo del último de la escudería Gitana, los seis marineros que forman parte de esta aventura planetaria, izaron las velas del trimarán oceánico y pusieron rumbo hacia el extremo noroeste de Bretaña, al que deberían llegar rápidamente. Deben cruzar la línea frente a la costa del faro de Le Créac’h en Ushant entre las 23:00 UTC de este sábado y las 03:00 UTC del domingo.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password