Sam Davies ‘Corazón de León’ completa la Vendée Globe, fuera de regata

Después de verse obligada a abandonar su regata el pasado 5 de diciembre tras una violenta colisión con un objeto flotante no identificado (OFNI) al sur de Ciudad del Cabo dos días antes, la patrona británica Samantha Davies llegó a Les Sables d’Olonne bajo un hermoso sol primaveral ayer por la tarde para completar una inspiradora vuelta al mundo cumpliendo su compromiso de completar la ruta de la Vendée Globe fuera de la clasificación de la regata.

Tras regresar a última hora de la noche a la costa de Vendée, la patrona inglesa afincada en Francia aprovechó el tiempo y las condiciones perfectas para trazar un corazón gigante con el rumbo de su IMOCA Initiatives Coeur que navega con los colores de la organización que recauda dinero para la cirugía cardíaca para los niños en los países del tercer mundo.

Al continuar y completar la circunnavegación fuera de regata, Davies mantuvo el enorme apoyo público para el proyecto Iniciativas Coeur, sus esfuerzos en todo el proyecto de circunnavegación de la Vendée Globe han recaudado suficiente dinero para financiar más de 100 cirugías.

Considerada por muchos expertos en regatas oceánicas con el potencial suficiente para terminar en el podio, Sam Davies, de 46 años, estaba en muy buena forma, navegando en el pelotón de cabeza a más de 20 nudos la noche del 2 de diciembre cuando ocurrió la colisión. El Iniciativas Coeur se detuvo de golpe debido al repentino impacto, lanzando por los aires a Sam en el interior de la cabina provocándole daños en sus costillas.

Davies lidió con la gran decepción lo mejor que pudo, ya que su campaña de cuatro años perfectamente planificada y ejecutada se detuvo de golpe. Pero 36 horas más tarde, cuando habló desde los pies de Table Mountain, en Ciudad del Cabo, con su típica sonrisa, se comprometió a regresar al mar y completar su viaje en solitario si su barco podía repararse.

En mi cabeza la regata estaba muerta, había dejado de navegar, me había retirado, ya me imaginaba en casa con mi vestido listo para recoger del colegio a Ruben, nuestro hijo de 9 años, y regresando a casa para hacer la comida”, comentó Davies a los medios de comunicación en Sudáfrica… “Y luego, después de que pasaran 24 horas en esta cámara de descompresión donde me decía a mí misma ‘me voy, me retiro’… pues bueno, en lugar de eso, cambié de opinión, recuperé todos mis sentidos”.

© Jean-Louis Carli / Alea

“Es obvio” y continuó diciendo: “Tiene sentido terminar el recorrido fuera de regata. Iniciativas-Cœur es un proyecto solidario. Y eso es lo que me da la fuerza y la energía para comenzar de nuevo”.

El trabajo de su equipo técnico las 24 horas del día, con el apoyo de un grupo de navegantes oceánicos locales que trabajaron incansablemente para efectuar las reparaciones necesarias, Davies regresó al agua el 14 de diciembre, lista para enfrentarse a lo que ha sido uno de los retos personales más grandes y más duros a los que se ha enfrentado en sus 20 años de carrera profesional en la vela.

Al salir de Ciudad del Cabo dijo: “Es una nueva aventura. No estoy acostumbrada a navegar así. Estoy súper feliz de poder reiniciar. Mi principal motivación y mi principal objetivo es continuar por Iniciativas Coeur. Hemos tenido mucha ayuda aquí y recibido mucha, mucha, mucha energía positiva y apoyo para seguir mi camino. Puedo ver dónde están los demás, pero mi objetivo no es atraparlos, no me estoy metiendo presión para atrapar a nadie”.

Navegando con prudencia para cuidar de sí misma y de su barco, Davies se ha beneficiado del nuevo y diferente desafío, diciendo a menudo que se ha mantenido motivada durante los tiempos difíciles gracias a pensar en el trabajo que desarrolla el proyecto.

Cuando regresó al sur del Océano Índico, estaba a más de 800 millas por detrás de Sébastien Destremau y Ari Huusela, pero estaba en estrecho contacto con el patrón francés Destremau, que tenía constantes problemas técnicos, a la altura de las islas Kerguelen y ya, en el cabo Leeuwin estaba asolo 80 millas del patrón finlandés, Huusela. Navegó la mayor parte del Océano Pacífico hasta el Cabo de Hornos cerca de Alexia Barrier y Huusela, doblando el Cabo de Hornos el 25 de enero.

© IMOCA

Mientras ascendía por la costa brasileña, Davies conectó con su amiga y rival Isabelle Joschke, quien también regresa a la regata, al igual que Davies, fuera de las clasificaciones y de las reglas, después de que la patrona franco-alemana tuviera que abandonar debido a fallos en la quilla. La pareja se mantiene en contacto estrecho y regular, disfrutando de la seguridad y la solidaridad persiguiendo juntas el mismo objetivo hasta su regreso a Les Sables d’Olonne.

De vuelta ya en el Atlántico norte, navegando en los alisios del noreste, el 11 de febrero Davies perdió su estay de proa y con él su vela de proa J2, pero gracias a su rápida reacción, salvó su aparejo. Su objetivo se ve aún más comprometido y en ocasiones tiene que reducir la velocidad.

Al igual que Joschke ayer, Davies regresa a Les Sables d’Olonne, habiendo logrado su propia victoria personal, completando su tercera vuelta al mundo, acabando así con algunos de los fantasmas de la decepción de la Vendée Globe que sin duda se habrían quedado con ella durante años.

Antes de la salida, dijo que “siempre me he prometido a mí misma que si un día me levanto quejumbrosa y no quiero ir a navegar y me digo que solo lo hago para ganar dinero, lo dejo y me dedicaré a otra cosa. Me encanta tanto navegar que quiero que siempre sea un placer”.

Sam Davies y su Vendée Globe

Desde que asumió las riendas del programa Initiatives Coeur de Tanguy de Lamotte y con él, el timón del diseño VPLP-Verdier 2010, que fue segundo como Banque Populaire VII en 2012-13 y tercero como Maître-CoQ de Jéremie Beyou, Sam Davies ha corrido en las IMOCA Globe Series y en las principales regatas con un considerable éxito, reforzando y subrayando así su gran potencial en esta Vendée Globe.

Tras ser cuarta en la Vendée-Arctique-Les Sables y séptima en la Transat Jacques Vabre, Davies fue cuarta en la Bermudes 1000 y se hizo con la Copa Drheam en 2018. Su experiencia en las regatas oceánicas es enorme, desde su primera regata en la Mini Transat hace 20 años. Davies acumula más de 25 cruces transatlánticos, y varios e importantes éxitos en las regatas oceánicas más importantes del mundo, como un cuarto puesto en la Vendée Globe 2008-9 o un sexto puesto como patrona del Team SCA en la Volvo Ocean Race del 2016. Este bagaje confirmaba a Davies como una regatista con un programa capaz de un resultado top en la flota de 33 patrones.

Davies, graduada en ingeniería mecánica en St Johns College Cambridge, es una consumada técnica y con su gran visión de futuro, tomó decisiones inteligentes para optimizar ella misma su barco, sobre todo en su avanzado sistema de piloto automático, sus foils y la configuración de las velas.

Desde un comienzo sólido y consistente, tomó un rumbo medio moderado y, a los tres días de regata, navegaba cerca de Charlie Dalin (APIVIA), junto a Kevin Esscoffier (PRB) y Alex Thomson (HUGO BOSS). Fue octava en el paso por las Azores y toma una ruta segura pero rápida en la tormenta tropical Theta. En el Ecuador fue novena, junto a Boris Herrmann (Seaexplorer-Yacht Club de Monaco).

El 25 de noviembre, se ve obligada a permanecer al oeste del anticiclón de Santa Helena, en el Atlántico Sur, lo que provocó una ligera pérdida de contacto con el trío líder, que tiene un paso más directo a favor del viento hacia el océano austral.

Pero junto con Louis Burton, Davies es una de los primeros en trasluchar directamente hacia el sur para conectarse primero con el tren de sistemas de bajas presiones en dirección este y obtener ganancias casi de inmediato, ganando millas a los líderes y cerrando nuevamente la distancia con Kevin Escoffier.

Fue en la noche del 2 de diciembre cuando su regata terminó repentinamente de forma prematura. Situada en la undécima posición, haciendo unos 20 nudos y a unas 350 millas náuticas al sur-sureste de Ciudad del Cabo, estaba en la cabina empezando a cenar cuando el barco chocó contra algo y se detuvo de inmediato. “Mis velocidades estaban entre 15 y 22 nudos y en realidad solo estaba preparando una comida caliente después de la trasluchada y el apilamiento de las velas, estaba empezando a oscurecer. Golpeé algo. No vi nada”

“Fue como si, en ese momento, hubiera encallado en una roca. La velocidad del barco pasó de 20 nudos a cero. El barco cayó en picada por el impacto con la quilla. Sabía que era la quilla. Escuché un crujido proveniente de allí. Volé hacia adelante, incluida mi cena, que ha vuelto a pintar todo el interior de mi barco. Todo se movió. Salí volando con mucha suerte hacia un bajas mamparo, tuve suerte, pues podría haber sido peor. Fue realmente violento. Por suerte solo me dañé algunas costillas. No es grave, pero sí doloroso. Pero detuve el barco, arrié la mayor y fui a revisar la quilla, los cojinetes y el mamparo. Los mamparos del cojinete principal (que sostienen la caja de la quilla) están intactos hasta donde pude ver. Los cojinetes de la quilla están intactos. La estructura longitudinal alrededor de la quilla está agrietada”.

Justo antes de finalizar, Davies le dijo a la clase IMOCA, me encanta navegar y amo mi barco y pensé que sería genial simplemente dar la vuelta al mundo. Pero en realidad fue muy solitario. En los últimos años me he vuelto cada vez más competitiva y he tenido la suerte de tener un barco increíble con un equipo increíble y tuve momentos muy reñidos con Boris (Herrmann), Kevin (Escoffier), Isa (Joschke) y todo el grupo con el que estuve hasta que tuve mi accidente.

Declaraciones de Samantha Davies.

“Es increíble la recepción que he recibido. Quiero darles las gracias a todos, nunca me había imaginado tener tanta gente llegando fuera de regata. Salí para hacer una regata, una actuación deportiva y a partir del sur del Cabo de Buena Esperanza se convirtió en una aventura. Y se convirtió en un desafío aún más difícil de lo que jamás había imaginado. Con mi equipo y nuestros patrocinadores sabíamos que había dos objetivos: el deportivo y también el de salvar a los niños compartiendo la aventura. Ya habíamos hablado de la posibilidad de abandonar. Dije que quería terminar a toda costa, al igual que Isabelle Autissier y otros regatistas que terminaron fuera de regata. Incluso teníamos un mástil de repuesto listo para ser enviado a Australia si fuera necesario. Afortunadamente, habíamos pensado en todo esto antes porque psicológicamente facilitaba las cosas, incluso para Romain (Attanasio) y para Ruben (su hijo).

© IMOCA

Pero a partir de ahí, es más fácil decirlo que hacerlo. Nuestros barcos siguen siendo muy exigentes para navegar, yo estaba muy por detrás de todos y soy una regatista competitiva que está acostumbrada a estar en la pelea. De repente me quedé sola, no tenía más rankings, ya no tenía la presión y la adrenalina de la regata y luego, por supuesto, es más difícil levantarse a las 3 de la mañana para cambiar de vela. Incluso para el equipo fue diferente, fue difícil. Me llevó un tiempo descubrir cómo iba a ser todo, ¡pero luego me lo pasé genial!

Gracias a Mécénat chirurgie cardiac, partí de nuevo. Podrías decir que no era muy prudente zarpar con mi barco reparado “a toda prisa”, incluso con el gran trabajo hecho por el equipo de tierra. Me dije a mí mismo que Jacques Caraës podría decir que estaba demasiado lejos de todos y que no era muy sabia o incluso que era una decisión estúpida. Pero con Mécénat chirurgie cardiac, tenía una verdadera razón para irme, era mi motivación. ¡Y sentí que tenía aún más apoyo estando fuera de regata! Probablemente recaudamos más dinero que si hubiera seguido en competición.

Tercera vuelta al mundo, cada uno es diferente.

Cada viaje alrededor del mundo es diferente. Nunca puedes saber lo que te pasará. En mis Vendée Globe he tenido tres experiencias totalmente diferentes, todas increíbles. Creo que fue durante esta edición donde pasé por más emociones. Mi barco es increíble, hasta la colisión estaba haciendo una gran regata en el grupo delantero. Mi equipo ha hecho un trabajo increíble preparando el barco y no es un barco nuevo, pero sigue siendo muy competitivo. Después de la colisión se convirtió en una aventura, un verdadero desafío humano. La escala en Ciudad del Cabo también fue una aventura increíble, fue una gran experiencia con el equipo. No fue poca cosa reconstruir cosas, arreglar la quilla en tan poco tiempo, en un lugar desconocido. Esta experiencia en tierra en Ciudad del Cabo fue muy intensa.

Un carguero en la ruta

Incluso los últimos días no fueron fáciles, había tenido problemas con el aparejo, mi estay de proa estaba roto, el punto de anclaje del j3 también. Afortunadamente, me había puesto un amarre de seguridad, lo que significaba que no se caía. Anteayer pensé que casi había llegado y tenía que trabajar un poco más para asegurar el mástil en condiciones difíciles. Tan pronto como reparé el cable, puse el barco en rumbo y allí Jaco (Jacques Caraës, director de regata) me envió la posición de un carguero volcado que estaba en mi rumbo. Debe haber algunos restos alrededor. Ya he alcanzado tres OFNI, uno en el Cabo de Buena Esperanza, otro en el Cabo de Hornos y un tercero en las Malvinas. Realmente no quería golpear con nada más. Por eso agradezco a la dirección de regata por advertirme. Cuando quise irme de Ciudad del Cabo, una de las primeras personas a las que llamé fue a Jacques y de inmediato me dijo que me apoyaba, y con su equipo, que me vigilarían como si estuviera en regata.

Sobre su corazón trazado con el rumbo frente a Les Sables.

© IMOCA

Sabía que tenía algo de tiempo antes entrar frente a Les Sables d’Olonne, quería quedarme cerca de tierra y quería darle un impulso final al proyecto. Quería mostrar lo importante que es poder arreglar los corazones de estos niños. Hice el corazón lo más grande que pude. Me divertí, Tanguy también lo hizo en 2017. Él es el que está detrás de este proyecto, estoy tratando de seguir con su gran trabajo.

¿Qué te llevas de la regata en el primer tercio del recorrido?

El primer tercio de la regata fue genial, pero fue una gran decepción tener que abandonar porque me encanta correr, me encanta mi barco. Estaba orgullosa de estar donde estaba en la regata. Fue muy intenso: estos barcos son violentos cuando están al 100%. Pero desde el principio, estuve en el juego, me divertí. Todo iba como quería. Por eso también pude volver de Ciudad del Cabo, porque no me arrepiento.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password