Todo lo que tienes que saber sobre el Océano Sur

El domingo, la flota saldrá de Ciudad del Cabo y se sumergirá en un clima mucho más frío y misterioso.

En la presente edición de 2017-18, la Volvo Ocean Race está regresando a sus raíces y va a recorrer el triple de millas en el Océano Sur que en las ediciones anteriores.  Las primeras 6.500 millas de ese viaje comienzan el domingo 10 de diciembre, cuando los barcos saldrán de Ciudad del Cabo, la entrada al Océano Sur, para poner la proa primero hacia el sur y luego hacia el este, hacia el escenario más frío y misterioso que que existe en la tierra.

Con el doble de puntos en juego, la Etapa 3 podría ser una de las más decisivas de toda la regata, y quien se lleve la gloria se pondrá en una gran posición para postularse hacia la victoria final.

Llámalo como quieras: el Himalaya Líquido, el Gran Océano Sur, el Océano Antártico, el Océano Polar Sur, el Océano Austral, los Cuarenta Rugientes o los Cincuenta Aullantes: conquistar estas aguas casi míticas del planeta ha sido un enorme honor durante mucho tiempo para los mejores regatistas del mundo.

Con olas monstruosas tan grandes como casas, tormentas bíblicas y vientos huracanados, el Océano Sur es tan amenazante como tentador, y desde 1973, nuestros regatistas han estado obsesionados con él.

Stu Bannatyne, del Dongfeng, conocido como el “Rey del Océano Sur” después de pasar gran parte de las últimas dos décadas corriendo por la zona, admite que siente una gran adicción por la zona más remota del planeta. “Al final del día, es la mejor navegación del mundo, sumergiéndote en el Océano Austral”, dice. “Vale la pena regresar cada vez solo para disfrutar esos días de navegación a favor del viento a toda velocidad”.

Stu Bannatyne © Jeremie Lecaudey/Volvo Ocean Race

Hay cantidad de imágenes inolvidables que hablan por sí mismas de las leyendas de la Volvo Ocean Race aferrándose a la vida en los Cuarenta Rugientes, los Cincuenta Aullantes y los Sesenta Bramadores.

Con aguas frías e impredecibles, ya que recorren la parte inferior del planeta, sin obstáculos en tierra, generando vientos que pueden superar los 70 nudos, esta zona del planeta presenta formidables peligros para la flota.

En los primeros tiempos de la regata, en los años 70 y 80, los regatistas bajaban hacia el sur todo lo posible, por debajo de los 60 grados, tan cerca de la Antártida como se atrevían, con el fin de reducir la distancia que debían recorrer. Inevitablemente, eso significó tener que negociar con los icebergs y, lo que es peor, con hielos más pequeños y más difíciles de detectar, lo que hace que el Océano Sur sea tan decisivo como atemorizante en términos de riesgo y recompensa.

En 2017-18 habrá una Zona de Exclusión de Hielo en la Etapa 3, ya que para los actuales barcos de competición de Volvo Ocean Race, golpear el hielo a velocidades tres veces superiores a las de los primeros barcos tendría resultados catastróficos.

El objetivo de los patrones y navegantes es utilizar los datos meteorológicos a su disposición para encontrar las borrascas y desplazarse por ellas, permaneciendo justo en el lado correcto de la zona de peligro.

Saludos y buenos vientos

0 Comentarios

Dejar un comentario

Login

¡Bienvenido! Inicie sesión en su cuenta

Recuerdame ¿Perdiste tu contraseña?

Lost Password