Trofeo Julio Verne, segundo intento

Hoy domingo 10 de enero, a las 01 horas 33 minutos y 46 segundos UTC, el Maxi Edmond de Rothschild zarpó en un nuevo intento de conquista del récord del Trofeo Jules Verne. Con un viento del noreste de unos veinte nudos y un mar muy manejable, los seis marineros abandonaron la isla de Ushant y se despidieron del emblemático faro Le Créac’h, el otro extremo de la línea imaginaria de salida. Tras abandonar horas antes su base en Lorient, justo antes del atardecer, Franck Cammas, Charles Caudrelier, Morgan Lagravière, David Boileau, Yann Riou y Erwan Israël tuvieron que esperar unas horas en alta mar para establecer su exacto horario de salida. Fue un momento de precisión milimétrica calculado hábilmente con su router meteorológico en tierra Marcel van Triest, el auténtico séptimo hombre del barco, porque en un récord como el Trofeo Jules Verne, ¡cada minuto cuenta! Efectivamente, hay que decir que, con el tiempo de referencia de 40 días, 23 horas y 30 minutos, Francis Joyon y la tripulación de Idec Sport pusieron el listón muy alto.

© E.Stichelbaut / polaRYSE / Gitana S.A

Para batir el récord y convertirse en el décimo equipo en grabar su nombre en este monumento a las regatas oceánicas, los hombres del Maxi Edmond de Rothschild deben estar de regreso en el extremo noroeste de Bretaña antes del 20 de febrero a las 00 horas, 3 minutos y 15 segundos UTC. Mientras tanto, la tripulación tiene por delante una aventura planetaria de alta velocidad de casi 22.000 millas náuticas.

Segundo intento y segunda salida nocturna

© Yann Riou / Gitana S.A

Parecería que las salidas a la luz de la luna están de moda entre los tripulantes del Maxi Edmond de Rothschild. El 25 de noviembre de 2020, en el primer intento del equipo Gitana del Trofeo Jules Verne, la línea de salida se cruzó en la intimidad de una noche oscura, a las 02:26 UTC. Mes y medio después, la historia se repite. Al amparo de la oscuridad, a las 01 horas, 33 minutos y 46 segundos UTC, Franck Cammas, Charles Caudrelier y sus cuatro tripulantes pusieron nuevamente en marcha el cronómetro para esta aventura planetaria a bordo del primer maxi-trimarán diseñado para volar en mar abierto. Vale la pena señalar que, a finales de noviembre, los seis hombres tuvieron que interrumpir su paso por el Atlántico Norte debido a daños en el timón de babor y el foil del gigante después de chocar con un OFNI (objeto flotante no identificado). De regreso en Lorient a principios de diciembre, el equipo de tierra se puso manos a la obra para hacer una reparación rápida y volver al modo stand-by (modo de espera) antes de las fiestas navideñas. Desde entonces, todo el mundo ha estado esperando la ventana meteorológica adecuada y en los últimos días ha sido evidente el afán de volver a la carrera lo más rápido posible.

Un curso rápido y algunos compromisos.

“Tendremos una brisa del noreste de 15-20 nudos en la salida, con un mar muy manejable. Sin embargo, las cosas se complicarán muy rápidamente; las primeras 24 horas deberían implicar mucho viento y maniobras, especialmente alrededor del Cabo Finisterre, antes de que podamos conectarnos con los vientos alisios”, explicó Franck Cammas brevemente.

© Yann Riou / Gitana S.A

A lo largo de la península ibérica, la navegación será muy comprometida ya que tendrán abrirse paso por un estrecho corredor de viento para ganar sur, asegurándose de que no estén demasiado cerca de la costa donde el viento pierde fuerza, ni demasiado lejos de la costa donde pueden estar sujetos a mar muy gruesa que beneficia muy poco a la velocidad. La verdadera dificultad de este inicio del Trofeo Jules Verne es intentar identificar y luego gestionar la secuencia climática altamente decisiva entre el norte y el sur para llegar al Océano Austral lo más rápido posible. Para hacer esto, la pareja Cammas-Caudrelier y sus cuatro tripulantes saben que deben ser precisos en su trayectoria si quieren mantener el ritmo establecido por el patrón meteorológico. Según la última ruta, los tiempos de paso para el primer tercio del curso son prometedores. El ecuador es accesible en menos de 5 días y Cabo Agulhas podría estar por su popa en menos de 12 días.

© Gitana S.A

Por detrás… todo un equipo

Mientras el Maxi Edmond de Rothschild se preparaba para despegar con los aplausos de un público que había salido con fuerza a pesar del clima invernal que reinaba el sábado por la tarde, Cyril Dardashti, director del Gitana Team, no ocultó su alegría: “Estamos en nuestra segunda salida este invierno y estamos muy contentos de que esta ventana se abra para permitir que la tripulación salga al agua y muestre de qué están hechos. Ha pasado un mes desde que se reparó el barco y nos hemos estado preparando para aprovechar una oportunidad favorable. Conquistar el Trofeo Jules Verne es uno de los principales objetivos de nuestro programa. Junto con el Team Verdier, ideamos y diseñamos este barco para este tipo de récord con el objetivo de experimentar el vuelo oceánico. Los tiempos planeados por Marcel van Triest y la ruta son buenos tanto para el ecuador como para el cabo Agulhas, la tripulación y el barco están listos para partir, por lo que no podríamos pedir más. Los muchachos están ansiosos de ponerse en marcha y nuestros propietarios, la tripulación de tierra y todos los asociados del Grupo Edmond de Rothschild están detrás de ellos. ¡Que el barco zarpe y se enfrente a este fabuloso récord es justo lo que estábamos esperando!”

Impresiones de los patrones

Franck Cammas: “Estamos encantados de tener esta hermosa ventana que se abre ante nosotros. Es nuestro segundo intento y lo abordamos con mucha más esperanza que el primero. También hay que añadir que las condiciones están a nuestro favor para esta salida nocturna, sin luna, pero repleta de estrellas. Seguro que hará frío, pero muy pronto conectaremos con latitudes más cálidas. Todo se desarrollará muy rápido. Espero que tengamos éxito, a pesar de que es una larga aventura que va tomando forma por delante de las proas del Maxi Edmond de Rothschild. Después de la salida, tenemos 24 horas con bastante viento y algunas maniobras, especialmente alrededor del Cabo Finisterre, antes de engancharnos con los vientos alisios. Es muy agradable encontrarnos en medio de la acción como equipo. Crucemos los dedos para que podamos regresar a Brest lo antes posible después de completar nuestra gran vuelta al planeta”.

Charles Caudrelier: “Fue una espera un poco larga. En Navidad, cuando la ventana volvió a cerrarse, estábamos un poco preocupados. Podríamos haber zarpado dos o tres días antes porque el Atlántico Norte era muy bueno, sin embargo, el Atlántico Sur se mantuvo muy normal. Hemos intentado combinar los dos, lo que no es fácil porque todavía existe un cierto grado de incertidumbre. Nuevamente, no es perfecto, pero estamos en enero y rara vez hemos tenido una ventana tan buena. Nuestro primer intento tenía la ventaja de permitirnos salir a navegar juntos en unas condiciones tempestuosas. Hoy estamos más que listos y el equipo ha hecho un trabajo fantástico con gran atención a los detalles. Más allá del elemento de rendimiento, hemos ganado en confiabilidad y eso es esencial para batir este récord, que será muy difícil de lograr. Durante la última semana, nuestra impaciencia por ponernos en marcha se ha vuelto cada vez mayor. Hemos estado observando, analizando y cambiando el horario de salida todos los días. Esta será mi tercera vuelta al mundo tripulada después de dos Volvo Ocean Race, pero la primera en modo récord. Es una aventura completamente nueva y estoy encantado de tener la oportunidad de experimentarla. Me doy cuenta de la suerte que tenemos de poder hacer realidad nuestros sueños”.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password