V.O.R.- A menos de 48 horas para la salida….

Tan solo 48 horas para la salida…

De nuevo los siete equipos participantes de la Volvo Ocean Race se reúnen para tomar la salida de la sexta etapa en la jornada del sábado. Ericsson 4 y Ericsson 3 mantienen sus escuadras, mientras que el Puma y el Green Dragon realizarán algunos cambios en su tripulación y el Telefónica Azul no contará con la presencia de Iker Martínez a bordo. Delta Lloyd y Telefónica Negro retoman su aventura oceánica tras la baja en la etapa 5.

Con el ecuador de la regata ya cubierto, la flota de la Volvo Ocean Race se encuentra frente a una etapa en la que, de nuevo, hay hasta 12 puntos en juego (como puntuación máxima: 4 de la meta volante y 8 de la etapa) para subir a los marcadores.

Con la salida en las inmediaciones de la Marina de Gloria, y un recorrido entre boyas, la flota dejará una última baliza en la playa de Copacabana para poder rumbo, primero a la meta volante de Fernando de Noronha – donde de nuevo la flota pasará esta meta volante, como lo hiciera en la etapa 1-, el Ecuador y completar el recorrido de 4900 millas en Boston –tras esquivar la zona de exclusión de casi 300 millas que supone el santuario de ballenas en la costa americana-.

Los equipos han aprovechado estas dos semanas de parada en tierras cariocas para poner a punto sus maquinas de 70 pies y probar nuevas velas para una etapa que a priori se caracteriza por sus ligeras condiciones de viento.

Los tres representantes españoles ya tienen todo a punto. Telefónica Negro de Echávarri tiene su barco completamente reparado de las grietas que aparecieron en su casco en la etapa 4. El equipo holandés de Chuny Bermudez de Castro estrenará velas y mástil, tras haber reparado por completo la proa de su Volvo Open 70 y el Telefónica Azul intentará por todos los medios escalar en el podio.


5000 LARGAS MILLAS

Algo más de dos semanas de travesía para completar las casi 5000 millas de recorrido entre el hemisferio Sur Sudamericano y el hemisferio Norte en la costa norteamericana. Con un parte de vientos realmente ligeros para los primeros tres días, el primer escollo parece que será salir del propio Rio de Janeiro y llegar a Cabo Frío.

La presencia de una persistente alta presión no pondrá las cosas nada fáciles, con dos días por delante de la flota en la que el viento no llegará a apenas soplar con fuerza.

Como en la primera etapa de la Volvo Ocean Race la flota cruzará por las islas de Fernando de Noronha, donde podrá anotar un máximo de 4 puntos que les añade a su marcador la meta volante, y de allí intentar sobrepasar de la manera más indemne posible la zona de calmas ecuatoriales.

El patrón gallego del Delta Lloyd, Roberto Bermúdez de Castro se hace eco de las difíciles condiciones a las que la flota de la Volvo Ocean Race se enfrentará. “Pese a lo inestable de las condiciones y a la baja intensidad de viento las primeras 48 horas tenemos otro factor clave y sin duda la elección de ir a tierra o pegarse a costa va a marcar una brecha la primera semana. Será una opción táctica realmente importante ya que la meteo local de la costa puede tener mucho que decir en un momento dado”.

Sobre los Doldrums o calmas ecuatoriales, el líder del equipo holandés se muestra algo más optimista: “En esta época del año, los Doldrums en el Atlántico no deberían ser tan anchos como lo fueron en la primera etapa. Lo lógico es que fueran más estrechos al pasar tan pegado a la costa de Brasil. Con suerte, igual apenas son unas millas, pero habrá que negociarlos también, eso por supuesto”.

Pero pese a que los primeros días no parecen muy halagüeños para la flota, la mayor parte de los regatistas participantes ya tienen ganas de partir: “tenemos unas ganas locas de salir”, comenta Pablo Iglesias del Telefónica Negro, “nuestro objetivo es el podio en esta etapa y ya echamos de menos el poder comenzar a navegar y pelear, parece que el ángulo de viento principal en esta etapa va a ser de través” .

En principio todo parece indicar que los primeros días serán condiciones favorables para equipos como el Telefónica, ya que sus dos unidades de 70 pies tienen un gran rendimiento en condiciones de viento tan ligeras como las que encontrarán.

Joao Signorini, uno de los brasileños a bordo del líder Ericsson 4 y gran conocedor de este área, ratifica el análisis de Roberto Bermúdez de Castro. “la salida va a ser complicada y seguro que hasta Noronha tendremos muchas nubes y cambios de viento”.

Pero si llegar a Noronha se plantea como un reto, pasar las calmas ecuatoriales será fundamental para poder ser los primeros en cazar los Alisios que les subirán a las costas americanas.

SANTUARIO DE BALLENAS

La etapa 6 de la Volvo Ocean Race cuenta en esta ocasión con un área de exclusión “especial”. Situado en la costa de Boston, la legislación americana reguló en 2008 a la navegación un área protegida para las ballenas que bañan la costa Norte americana.

Con esta zona de exclusión, los potentes Volvo Open 70 tendrán que navegar cerca de 300 millas más, que lo que supondría una ruta directa, pero en Diciembre de 2008 el gobierno americano puso en marcha una estricta regulación a la navegación en este Santuario de Ballenas.

El objetivo de esta delimitada zona, marcada por la NOAA, intenta que la amplia población de ballenas en esta zona sobrevivan al tráfico de grandes mercantes y demás tráfico marítimo. Cualquier embarcación de más de 65 pies de eslora no puede navegar en esta área de más de 300 millas a una velocidad de 10 nudos o más.

Una zona de exclusión, por una buena causa.

LA SALIDA DEL SABADO

La salida de la sexta etapa de la Volvo Ocean Race verá su comienzo a las 18.00 GMT -20.00 horas en España- y podrá ser seguida a través de la web española de la Volvo Ocean Race (www.volvooceanrace.es) con la retransmisión de audio en directo.

Más info aquí.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password