Velocidades más altas implican nuevas estrategias

Se espera que la nueva generación de barcos IMOCA recorte significativamente el récord de la Vendée Globe establecido en la pasada edición por Armel Le Cléac’h en 74 días, 03 horas, 35 minutos y 46 segundos, a una velocidad media de 12,3 nudos.

Algunos patrones hablan de un nuevo récord del orden de 70 días o un poco menos. El rendimiento de estos nuevos ‘foilers’ es mucho mayor que antes, diseñados especialmente para este recorrido alrededor del mundo, en su mayoría navegando a favor de viento o en portantes, generalmente regateando con un viento real entre los 80 y los 120 grados.

En 1989, la mayoría de los navegantes solitarios competían con uno o incluso dos tangones; los inventarios de velas no estaban limitados y los patrones a menudo llevaban varios spinnakers metidos en calcetines. Los tangones y spinnakers clásicos se han quedado atrás hace ya mucho tiempo, hasta el punto de que esta vez algunos no tomarán un spinnaker, es decir, con el grátil sin apoyo de ningún tipo.

Ahora los enrolladores de gennakers son mucho más fáciles de manejar. Trasluchar sin enrollar el gennaker supone un gran esfuerzo físico, pero con la posibilidad de enrollarlo alrededor del estay, el esfuerzo se reduce significativamente. Hoy en día, con solo ocho velas permitidas, la elección de qué velas llevar es crucial no solo para finalizar la regata, sino también para optimizar las opciones de los ángulos de navegación más rápidos y eficientes.

Hugo Boss © Lloyd Images

De hecho, los ángulos de portantes óptimos (entre 70° y 110° del viento real) no son muy diferentes y no variaron mucho desde 1989. Pero los grandes foilers ahora están haciendo 30 nudos con apenas 20 nudos de viento real en mares manejables. Y haciendo días de navegación de 600 millas o incluso más (un promedio de 25 nudos de velocidad), los IMOCA de última generación podrán engancharse a los potentes sistemas meteorológicos cada vez con más facilidad.

Desviarse por encima o por debajo del rumbo directo en 10° o incluso 20° puede producir una ganancia neta significativa en velocidades medias altas prolongadas gracias a dos parámetros particulares que han mejorado significativamente en las últimas temporadas.

Primero, los pilotos automáticos son mucho mejores ahora debido al nivel de inteligencia artificial aplicado, son mucho más eficientes a la hora de aprender cómo se debe continuar navegando el barco en relación con la fuerza y los ángulos del viento óptimos, el estado de la mar, la escora del barco y los ángulos del constante cabeceo, adaptándose y actualizándose constantemente, ganando así fiabilidad hasta el punto de que los navegantes solitarios casi nunca pilotan.

Y segundo, las polares de velocidad mucho más precisas predicen las velocidades y los ángulos objetivo según el plan de navegación, lo que permite optimizar el rumbo, ahora teniendo en cuenta cómo y cuándo cambiarán las condiciones de navegación.

Hoy en día, es el estado de la mar, más que la fuerza y la dirección del viento, el que dicta las rutas, especialmente para la última generación de foilers IMOCA. Por ejemplo, el programa de enrutamiento y el piloto interconectado trabajan en estrecha armonía para navegar por una ruta en la que el barco vuela durante más tiempo en los ángulos más rápidos, con olas moderadas para que el barco no suba y caiga de los foils en el oleaje.

Del mismo modo, aunque no suele haber demasiados periodos de ceñida, es posible que tenga que navegar más lejos para lograr un cambio favorable en el viento, pero a menudo valdrá la pena navegar en un ángulo más bajo y rápido. Al aflojar las escotas, el monocasco IMOCA acelerará desde los típicos 12-14 nudos a 45-50 grados, hasta el viento verdadero a 17-18 nudos o más a 60 grados. Si, por ejemplo, el viento cambia de improviso hacia la derecha, es más eficiente despegar más rápido y buscar llegar al cambio más rápido.

Pero las mayores ganancias seguramente estarán en el Océano Austral, donde las depresiones se mueven a 20-35 nudos. Poder subir en la parte delantera de una borrasca donde el mar aún no se ha construido y los ángulos del viento siguen siendo favorables siempre ha sido la situación ideal para batir récords de 24 horas, por ejemplo, especialmente en la entrada al sur tras una nueva depresión en espiral bajando desde la costa brasileña. Esta última generación de foilers rápidos debería, en las circunstancias adecuadas, poder manejar estos mínimos durante más tiempo en perfectas condiciones.

Llegando a los 120-130°, la aceleración en una baja presión comienza con el viento del noroeste que permite establecer el gennaker. Pero en un barco de orza convencional o en un foiler menos eficiente, cuando el viento regresa al sector occidental, se vuelve demasiado lento e ineficiente para estar a favor del viento desde los 155°-180° del viento real. Por tanto, es necesario orzar llevando el rumbo hacia el noreste (virada a babor), o hacia el sureste (virada a estribor). Pero ahora, al apoyarse en el foil a favor del viento a 130°-140° con respecto al viento real, un monocasco IMOCA de última generación aún mantendrá altas velocidades a 150°.

Por lo tanto, en la actualidad y con mayor frecuencia el patrón navegará más millas, pero las cubrirá significativamente más rápido. Esa será la clave del éxito en esta Vendée Globe, saber cuándo ser agresivo y “atacar” en una zona donde temporalmente es menos eficiente pero que produce una ganancia a más largo plazo en términos de condiciones óptimas del mar o un largo período en un ángulo de viento preferido o para llegar antes a una virada.

Las fases estratégicas clave, serán: la salida del Cantábrico, posicionamiento frente a Canarias para la trasluchada hacia el ecuador; desde la longitud del Cabo de Buena Esperanza hasta la salida del Cabo de Hornos (océano austral); frente a Brasil (negociación del anticiclón de Santa Helena) y quizás los últimos días antes de la meta, si el viento del noreste, que es muy frío en enero, barre la costa de Vendée.

Entonces la estrategia, es decir la elección de la trayectoria, dependerá de las capacidades del barco y del patrón para actuar con un ángulo óptimo para su combinación de vela y foil. Probablemente sea más el estado del mar que la fuerza del viento lo que influirá en estas opciones. Para “volar” es mejor tener de 15 a 20 nudos de viento y un máximo de dos metros de olas, que 35 nudos y de cinco a ocho metros de oleaje, por lo que probablemente veremos grandes diferencias de ángulos especialmente después de Canarias, porque no solo el potencial de velocidad de los aproximadamente treinta monocascos IMOCA no es el mismo, sino que ahora se distribuirán más rápidamente en diferentes condiciones climáticas.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password