Vendée – Arctic – Les Sables D’Olonne: Noche dura en la costa irlandesa

Los patrones han soportado esta noche un duro bautismo de fuego en la regata de ‘calentamiento’ de la Vendée Globe, donde se han puesto a prueba por igual a barcos y patrones.

Durante su segunda noche en el mar, rumbo hacia Islandia, la flota se ha comprimido en la esquina suroeste de Irlanda con los líderes aproximándose a tan solo un par de millas de la costa cerca de Kinsale en un intento por escapar de lo peor del clima.

Ha sido una batalla larga y dura contar el viento del noroeste que ha estado golpeando la flota con ráfagas de 35 nudos. El primer puesto de la flota ha seguido siendo para el francés Thomas Ruyant (LinkedOut), barco que lleva el nombre de una organización benéfica que apoya a las personas sin hogar.

Ruynat ha puesto un ritmo muy alto en el grupo de cabeza al que solo han podido responder cuatro barcos. Esta mañana, Charlie Dalin (Apivia) ocupaba la segunda plaza a solo una y milla y media de la popa del LinkedOut, seguido del Charal de Jérémie Beyou a 2.5 millas del líder y del PRB de Kévin Escoffier, en cuarto lugar, a 3.9 millas de Ruyant.

© Imoca Globe Series

45 millas al sur de Fastnet Rock y amurado a estribor, Ruyant estaba avanzando a 14 nudos, restándole aproximadamente unas 800 millas para llegar al waypoint COI-UNESCO en el extremo suroeste de Islandia.

Beyou habló de estos dos días muy difíciles a bordo de su super potente monocasco, con grandes pantocazos en medio de un mar muy agitado tratando de ganar barlovento, algo que ha hecho muy difícil para el ganador de la Volvo Ocean Race dormir, comer o incluso revisar el barco. «No he tenido mucho tiempo para comer, dormir o cuidarme«, dijo. “Necesitaría poder parar el barco para poder hacerlo. El mar tiende a calmarse por lo que será más favorable a lo largo del día. Hicimos muchas maniobras durante la noche frente a la costa irlandesa, con la idea de encontrar un mar más calmado y un poco menos de viento al acercarnos a la costa”.

Beyou ha estado navegando con dos rizos en la mayor y el J3 y ha estado observando las desafiantes condiciones climáticas a las que se van a tener que enfrentar en los próximos días. «Nos gustaría saber cómo vamos a llegar a la boya COI-UNESCO y cómo vamos a volver«, bromeó. «No sé si volveré a la costa o no. El clima no está del todo claro».

Como indicó Beyou, los líderes deberían experimentar una moderación en las condiciones meteorológicas a lo largo del día de hoy, a medida que el viento rola hacia una dirección más occidental y luego regresa nuevamente a medianoche. La meteo se va a complicar por una pequeña área de bajas presiones que se está formando al suroeste de la flota y que podría traer a la flota fuertes vientos a favor durante un tiempo, tras lo cual la flota tendrá que cruzar una gran zona de vientos muy flojos, en la costa oeste de Escocia.

© Imoca Globe Series



Por detrás del grupo líder, hay un segundo grupo de barcos liderados por Boris Herrmann, a bordo del SeaExplorer-YC de Monaco, que está a 13 millas del líder. Herrmann está a solo tres millas por delante de Isabelle Joschke (MACSF), y a cuatro de la británica Samantha Davies (Initiatives-Coeur). Quince millas a sotavento de ese grupo está el navegante japonés Kojiro Shiraishi, a bordo del DMG MORI Global One. Situado 30 millas por detrás de Ruyant. Shiraishi ha estado escalando puestos desde la salida.

Detrás de ellos, el tercer grupo de barcos está liderado por Yannick Bestaven (Maître Coq) a 31.7 millas, seguido por el mejor barco sin foils de la flota, el Banque Populaire X de Clarisse Crémer a 32 millas y Fabrice Amadeo (Newrest-Art et Fenêtres) a 47. Mientras tanto, Armel Tripon (L’Occitane en Provence), quien fue el primer patrón en virar a estribor ayer por la tarde, ahora ocupa el puesto 14 a 63 millas de la cabeza.

En las últimas 24 horas, un segundo barco regresaba a Port-La Forêt. Era el Groupe APICIL de Damien Seguin. Según comentó su patrón, descubrió que el soporte de su alternador se había roto debido a las condiciones meteorológicas que azotaban su barco y se dio cuenta de que no tendría suficiente potencia para operar sus sistemas a bordo sin hacer uso del motor.

«Rápidamente vi lo que podía hacer y me di cuenta de que, por desgracia, no podía repararlo», dijo Seguin, quien nunca se había retirado antes de una regata profesional. «Parecía muy difícil continuar con este viento sin poder recargar las baterías a bordo, así que, tras consultar con el equipo de tierra, decidí regresar a Port-La-Forêt», agregó. Esta mañana, Seguin se encontraba justo al sur de Brest, camino a casa, pero oficialmente no se había retirado de la regata

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password