Vendée – Arctic – Les Sables D’Olonne: una regata necesaria

La Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne se cerró esta tarde con la llegada del último regatista, la francesa Miranda Merron (Campagne de France). Esta regata única, nacida dentro del contexto especial creado por la crisis del COVID19, cumplió su misión como un importante campo de pruebas a menos de 4 meses para la salida de la Vendée Globe.

Los patrones hacían más de un año que no competían en una regata en solitario. En este año Vendée Globe, donde es crucial desarrollar la preparación para enfrentarse con total confianza a la regata de vuelta al mundo, la crisis sanitaria se convirtió en un gran obstáculo para los diferentes programas. Esto es especialmente grave en el calendario deportivo, ya que estaban programadas dos regatas transatlánticas en solitario, y ambas tuvieron que cancelarse. Es en este contexto y después de varias semanas de deliberación conjunta entre la Clase IMOCA y los patrones, donde se diseñó y planificó la Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne. Todo este trabajo organizado por la Clase y la empresa Sea to See, fue del gusto de todos y mucho más…

¡Primero el deporte!

Este curso especial, un triángulo en el Atlántico Norte que alcanzó el círculo polar, en los 62º Norte y diseñado para poner a prueba tanto a los patrones como a los barcos bajo unas condiciones de navegación exigentes y variadas, resultó ser el mejor escenario para una regata intensa de principio a fin. La primera lección: esta regata de diez días vio ganar a los foilers de última generación. Jérémie Beyou, campeón en Les Sables d’Olonne, Charlie Dalin segundo y Thomas Ruyant en el tercer escalón del podio, se vieron envueltos en una batalla de contacto muy directo, manteniendo el suspense todos los días y hasta los últimos minutos de la regata, el puerto de Vendée, en la costa atlántica de Francia. “Fue muy intensa. Espero que la Vendée Globe no se navegue al mismo ritmo porque, chicos, ¡no voy a poder navegar 70 días a este ritmo! ” subrayó Thomas Ruyant a su llegada al muelle en Les Sables d’Olonne.

© Eloi Stichelbaut – polaRYSE / IMOCA

Segunda lección: no muy lejos del trío delantero (6 competidores terminaron la regata a menos de seis horas de diferencia), los foilers más antiguos también demostraron tener un gran rendimiento, como Initiatives-Cœur, PRB, MACSF (antes de que partiera en dos el bauprés), Seaexplorer – Yacht Club de Mónaco y Maître CoQ IV.

A lo largo de la regata, y de arriba a abajo de la clasificación, todos encontraron su lugar y disfrutaron el desafío de competir dentro de sus propios grupos.

Sin embargo, en última instancia, la jerarquía en la Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne tiene un cierto patrón. De hecho, refleja el grado de tecnicismo y la edad de los barcos, los antecedentes de navegación de los navegantes y su experiencia navegando en solitario, la coherencia del emparejamiento hombre / máquina y el nivel general de preparación de los diferentes proyectos.

Una prueba técnica y física

La lista de cuestiones técnicas no es insignificante, pero ese fue el propósito de esta regata: evaluar la confiabilidad y el estado de preparación de los monocascos, desarrollar la lista de trabajos para las reparaciones de verano, romper lo que probablemente se habría roto antes de dar el paso. “Una bendición disfrazada”, dijo Kévin Escoffier (PRB) al final, quien tuvo que reparar, entre otras cosas, un mamparo que se había desprendido del fondo del casco. “Hay una larga lista de mejoras para hacer en mi barco”, reveló Kojiro Shiraïshi. El bricolaje coloreó la vida cotidiana de unos pocos de la flota. Algunos daños afectaron el rendimiento y al resultado final a ciertos regatistas: el patín de la vela mayor para Boris Herrmann y un botalón roto para Isabelle Joschke. Para otros, resultó fatal. De los 20 que tomaron la salida, tres tuvieron que retirarse de la regata: Sébastien Simon, debido a la rotura del foil de estribor, Damien Seguin, debido a la rotura del soporte del alternador y Armel Tripon debido a problemas estructurales (grietas en la sección delantera del casco).

Vida a bordo: un desafío en los foilers

Los patrones también se dieron cuenta, una vez más, del compromiso físico requerido por gestionar estos barcos. La fisonomía del curso obligó a la flota a atravesar varios sistemas climáticos, ya fuera una sucesión de frentes o zonas de altas presiones. Este ejercicio estratégico también dio lugar a una serie de maniobras de cambios de velas. Sin embargo, más allá del sudor en el winche o en la cubierta, las a veces condiciones duras en este pasaje marítimo alrededor del Atlántico Norte revelaron lo difícil que es vivir a bordo de los foilers de última generación: moverse, preparar la comida, o dormir a bordo de un ruidoso barco y el movimiento brusco e impredecible son un desafío aparentemente imposible, un desafío que los patrones tendrán que soportar durante al menos 70 días de vuelta al mundo.

Finalmente, estos 10 días en el mar demostraron ser una mina de oro en cuanto a la recopilación de datos sobre el rendimiento: pruebas de la configuración de las velas, trabajo con las polares de velocidad…

¡Bautizado, tranquilizado y calificado!

Esta preciosa experiencia fue justo lo que buscaban los patrones. La Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne ha proporcionado una fuente de tranquilidad con respecto a sus habilidades y a su nivel de compromiso, además de devolverles una sensación de serenidad, que de alguna manera se había perdido en los tiempos tan difíciles vividos. “Aprendí sobre mí mismo y sobre mi confianza en mi monocasco. Sales del otro lado sintiéndote en armonía con el barco”, admitió el ganador Jérémie Beyou. Miranda Merron compartió este sentimiento en el otro extremo del ranking: “El objetivo era entrenar un poco y ese trabajo está hecho. No podía verme zarpando en la Vendée Globe sin hacer previamente una regata como esta”.

Tres de ellos nunca antes habían competido en una regata de clase IMOCA sin ayuda: Charlie Dalin, Clarisse Crémer y Kevin Escoffier. Este trío destacó absolutamente en su bautismo de fuego. “Me sorprendió mi habilidad para ir rápido. No sabía cómo me podía ir antes de esta regata”, admitió el timonel del Banque Populaire X.

Finalmente, este curso permitió a tres navegantes solitarios validar su calificación para la Vendée Globe: Kojiro Shiraishi, Isabelle Joschke y Clément Giraud *.

Un adelanto de la Vendée Globe

El desenlace de la regata se decidió en línea con la boya Nouch Sud, el punto de partida y llegada de la Vendée Globe. Faltan menos de cuatro meses para que la regata alrededor del mundo, en solitario y sin ayuda, zarpe. Los navegantes solitarios han tenido un anticipo de lo que les espera este otoño y fueron unánimes al agradecerles a los organizadores el montaje de esta regata, una parte esencial de su preparación. La Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne ha resultado muy atractiva. Tanto es así, que la Clase IMOCA ya está considerando hacer otra edición.

Mientras tanto, los patrones han fijado la fecha del 9 al 13 de septiembre en Lorient, para la décima edición del Trophée Azimut. Carreras, un curso en solitario de 500 millas y una vuelta a la Ile de Groix están en el menú. Será el último enfrentamiento deportivo antes del gran día, el 8 de noviembre de 2020, la salida de la Vendée Globe.

*Obligados a retirarse de la regata, Sébastien Simon y Armel Tripon deberán completar un recorrido sustituto de 2000 millas en solitario antes del 15 de septiembre para calificar para la Vendée Globe.

Saludos y buenos vientos

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password