Volvo Ocean Race 2011/12.- Iker Martínez y Pedro Campos hacen balance de la Volvo Ocean Race 2011-2012

“Ir al Océano Sur con un barco que no sé muy bien cómo se ha construido, ni diseñado, ni como reacciona…. pues probablemente no me compense”.

La Volvo Ocean Race ha finalizado en Galway, con la disputa de la última regata costera de esta edición. El “Telefónica” de Iker Martínez se ha despedido del público de la regata desde el podio, donde ha recogido el trofeo como tercer clasificado de la costera. Pero antes de ello, en una rueda de prensa, Pedro Campos, Director General del Team Telefónica, e Iker Martínez, patrón del barco español, han hecho balance de los nueve meses de competición en el océano y en tierra y reflexionado acerca del futuro del equipo en la Volvo Ocean Race.

Objetivos cumplidos y pendientes.

“Antes de empezar la vuelta dije que un equipo ganador no es aquel que gana sino el que hace todo lo posible por ganar y en ese sentido nadie discutirá que somos un equipo ganador”. Con estas palabras, y tras agradecer el esfuerzo de patrocinadores, tripulación, equipo de tierra y familias, comenzaba Pedro Campos su intervención.

Pedro Campos © Ian Roman/Volvo Ocean Race

“Teníamos varios objetivos”, ha añadido. “El principal dar una buena imagen de España en un momento además que lo necesitamos: se ha cumplido claramente, demostrando nuestra capacidad tecnológica, industrial y financiera. El otro era ganar, y hemos estado realmente cerca aunque no ha sido así finalmente y no hay más que felicitar al Groupama por ello”.

Iker Martínez también hacía su propia reflexión, queriendo destacar antes de ello el esfuerzo de su Director General: “Agradecer a Pedro el hecho de que hemos tenido todo lo que nos ha hecho falta para poder ganar la vuelta al mundo. Quiero que sepa todo el mundo que no nos ha faltado absolutamente nada y Pedro ha empujado en muchos momentos para que nosotros pudiésemos tener lo que necesitábamos”.

“Dicho eso, con todo lo que hemos tenido, no hay excusas. Teníamos que haber ganado, era nuestro objetivo, no lo hemos conseguido y no estoy contento por ello. Si por algo estoy contento hoy es porque hemos vuelto todos a casa, que cuando das una vuelta al mundo de éstas es lo primero. Pero no os podéis imaginar las ganas que puedo tener ahora mismo de intentar poder tener la revancha en algún momento dado”.

Críticas constructivas.

Una de las preguntas que muchos se hacen es ahora es cuál es el futuro del equipo español en la regata. Ante eso, Pedro Campos e Iker Martínez han sido claros, cada uno por su lado.

El gallego ha dado a conocer los puntos que en su opinión la organización debe mejorar de la regata, declarando su intención de reunirse con Volvo Ocean Race siendo “críticos constructivamente porque creemos que el sistema que se ha empleado es muy injusto pero lo aceptamos plenamente, conocíamos las reglas y bajo ellas hemos competido, pero eso no quita que no haya una cierta injusticia en esas reglas como que por primera vez en la historia el barco más rápido no va a ser el ganador. Hemos invertido exactamente 125 días, cuatro horas, 13 minutos y 33 segundos en hacer esta vuelta al mundo. El siguiente barco ha empleado seis días más y el siguiente, once días, nada menos. Es evidente que esto no es justo, ésta es una competición oceánica, así lo entendemos y repito, de cara al futuro vamos a pelear porque esto se tenga en cuenta de alguna manera, como ocurría en el pasado, siguiendo un criterio mixto o cualquier otra fórmula”.

Campos aboga por una revisión del sistema de puntuación para futuras ediciones ya que, en sus palabras, “nos parece justo, y esto ya lo dijimos en la anterior edición de la vuelta al mundo cuando fuimos el mejor barco de calle en las costeras, que la puntuación de las costeras sea tan alta. Tampoco que la etapa del Pacífico Sur, con todo lo que supone de esfuerzo, riesgo, superación, etc. puntúe lo mismo que la última, que apenas es una noche un poco larga”.


¿Próxima edición?.

No podía faltar la pregunta de si veremos una vez más al equipo español en la siguiente edición de la Volvo Ocean Race, en la que se introducirá un nuevo diseño de barco.

“Estamos en un momento de incertidumbre donde se está cambiando prácticamente todo. Repito, lo que queremos es pelear porque esto sea una regata más justa en términos de lo que es la vela oceánica en nuestra opinión y por lo tanto pienso que durante dos o tres meses tendremos que esperar a ver qué se decide, cómo se articulan esas reglas y en función de eso decidir si volvemos a intentarlo inmediatamente o si nos tomamos un tiempo de espera. Sólo volveremos a la Volvo Ocean Race si tenemos opciones a ganar, luego veremos si ganamos o no, pero eso significa: reglas muy claras, objetivas, sin dejar cosas a la arbitrariedad que es lo que pediría cualquier deportista. A España le ha costado mucho esfuerzo y trabajo llegar al nivel al que hemos llegado”, apuntaba Pedro Campos.

Con el último anuncio de Volvo Ocean Race en lo que se refiere al nuevo diseño, diseñador, construcción, etc. España ha quedado fuera de juego a nivel de industria, investigación y desarrollo y Campos también tiene su opinión sobre ello: “Yo creo que España es el país, de calle, que más ha hecho en el mundo por la Volvo Ocean Race: tres ediciones saliendo de España hasta el momento, cuatro barcos… y nos deben escuchar, porque además pedimos cosas que son de justicia, razonables, objetivas.  Si nos hacen caso yo creo que será una regata mejor y si no nos hacen caso, pues no queremos participar. Es un poco el derecho que tenemos y lo que creemos realmente”.

Iker Martínez también se sinceraba al declarar que “yo personalmente no me veo para nada en la próxima edición, no creo que a día de hoy deportivamente tengamos tiempo para poder arrancar. Además hay tantas incertidumbres, tantas cosas en el aire…: una regla que no sabemos cómo va a funcionar, una clase que no sabemos cómo va a ser y faltan menos de dos años, con lo cual, hoy, yo personalmente no me veo ahí. Mañana ya veremos”.

La incertidumbre de la nueva clase de barco.

En Lorient (Francia), Knut Frostrad presentaba a los medios el nuevo diseño de barco para la próxima edición: un monotipo que diseñará en exclusiva Bruce Farr y en cuya construcción estarán únicamente involucrado astilleros de Inglaterra, Suiza, Italia y Francia.

Iker Martínez ha dado su opinión a nivel deportivo, mientras que Campos se ha centrado en una respuesta más estratégica. El vasco, comenzaba así su respuesta: “Si de algo puedo sentirme orgulloso es que hemos acabado una vuelta al mundo y que el barco se ha diseñado y construido en casa y es nuestro barco. Lo primero pues, a nivel personal, no me hace ninguna gracia comprarle el barco a un extranjero. Y eso parece que va a ser así, y no me gusta”.

Iker Martínez © Paul Todd/Volvo Ocean Race

Martínez añadía que “creo que hay además un apartado muy importante en esta regata que es el desarrollo y también la seguridad. Estás en el océano Sur, donde hay mucha mar, donde las cosas se complican… E ir a un lugar de esos, con un barco que no sé muy bien cómo se ha construido, ni diseñado, ni sé muy bien cómo puede reaccionar… pues probablemente no me compense. Yo creo que no seré capaz de coger la responsabilidad absoluta de 11 personas en un barco en el que no tengas tú el control absoluto y total. Como yo soy el primero en el barco que tengo que empujar quiero hacerlo con la seguridad de que eso va a responder”.

Para Pedro Campos estos cambios tienen un motivo: “Reducir costes, lo cual en teoría es cierto, en teoría. Básicamente utiliza el mismo molde, el mismo diseño… Todo lo demás, en mi opinión, son inconvenientes”.

“Además no sabemos muy bien por qué no se va a hacer nada en España, pero creo que mereceríamos haber tenido, al menos, la opción de ofertar astilleros, diseñadores… El diseñador que ha ganado las tres últimas vueltas al mundo está en Valencia y en su gabinete trabajan 24 personas, y el diseñador que ha quedado segundo en esta edición se llama Marcelino Botín, que es español”.

“Luego, en monotipo sabemos que no hay dos iguales, siempre hay diferencias de velocidad. Y hay también un tema económico que parece una paradoja, pero que es cierto. Cuando hay libertad de diseños tú puedes hacer una quilla distinta, una distribución distinta… tener un barco ganador si aciertas. Cuando los barcos son iguales cada décima es carísima, requiere horas y horas y horas de investigación, de estudio… Así que si entramos en eso, de barato nada”.

Más info en la web del Team Telefónica

Saludos y buenos vientos.

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password